BLOG XFV

Entradas con la etiqueta ‘VIAJE TAHAA’

12 de noviembre de 2018

Hola Christian,

Ya estamos de vuelta de nuestro fantástico viaje a:
Rangiroa – Huahine – Raiatea – Tahaa – Maupiti y Bora Bora, Con parada durante unas horas en Papeete.
El viaje ha sido totalmente satisfactorio. Ha salido todo perfecto. Los hoteles, los guias, los traslados… En fin, todo ha salido de maravilla.
Las islas que más nos han gustado por este orden han sido:
Maupiti, Ranguiroa, Bora Bora, Tahaa, Huahine y Raiatea.
Maupiti es una belleza sin mancillar ya que se conserva casi virgen de turismo de masas y tanto su isla central como el motu Pae’ao donde estuvimos parecen detenidos en el tiempo. La laguna de Maupiti no tiene nada que envidiar a la de Bora Bora y además posee una de las playas más bonitas que he podido ver nunca. La playa Tereia en la isla central.
El hospedaje ha sido el más sencillo de todos pero eso no ha restado ni una pizca de encanto al lugar, si no más bien al contrario, ya que eramos solo 5 parejas y todos desayunábamos y cenábamos juntos intercambiando experiencias y anécdotas y estando como en família.Bueno, podría estar escribiendo toda la mañana, pero para no ser más pesada, solo decirte que hemos disfrutado mucho, que todo ha estado perfecto y que sin dudar os recomendaría a alguien que deseara hacer un viaje de estas características que nadie debería perderse por lo menos una vez en la vida.
Muchas grácias por todo y por los regalos que recibimos en el primer hotel, el Kia Ora en Rangiroa.
Un afectuoso saludo.

Manel y Victoria.





24 de octubre de 2018

Hola Xavi, ya estamos de vuelta por Barcelona y he podido sacar un poco de tiempo para explicarte un poco nuestra experiencia.
Ha estado todo genial, desde los vuelos que estaba todo calculado al detalle, llegando a Tahiti, el acogimiento allí de la agencia, que nos hablaran en español y el acompañamiento que tuvimos en todo momento.
¡En Moorea, nos acogieron genial, solo llegar nos ofrecieron poder desayunar ya que llegábamos muy pronto! ¡Utilizamos el SPA del hotel que estaba genial y luego nos dejaron quedarnos en un trocito de playa dentro del SPA que y haciendo snorkel en esta zona descubrimos nuestra primera morena!

¡Te hicimos caso y nos pasamos el día aguantando sin dormir, hicimos snorkel, nos prestaron aletas en el hotel y pasamos el día entre la piscina y la playa! ¡Probamos el Poisson Cru y nos encantó! ¡Casi no nos lo podíamos acabar! ¡La verdad es que comimos muy bien y los desayunos eran increíbles!

Estuvimos muy contentos con nuestra habitación en el Sofitel.
¡A la cena en el restaurante K llegamos destrozados, muertos del cansancio! ¡Aquí los dos reconocemos que teníamos que haber cogido esta cena la segunda noche! El lugar era precioso, pero solo queríamos comer rápido para ir a dormir.
¡Al día siguiente hicimos la excursión en Quad por el interior de la isla! Fue muy chula! Nos ha gustado mucho! Pero pensamos que demasiado larga!

¡Para que funcionara el Quad has de estar constantemente apretando un botón y Felipe se contracturó! Pobrecito lo mal que lo pasó!

En Tahaa, ha sido un sueño! Para mi ha sido mi preferida de todo lo que he visto y dos noches a los dos nos ha sabido a poco! Pensamos que teníamos que haber hecho aquí 4 días completos! Daba mucho juego, había para hacer kayak, pádel surf, pistas de tenis, un jardín de coral al lado donde te podías pasar el día viendo peces de colores, un centro de submarinismo en el mismo hotel! La gente del hotel Le Taha’a Island Resort & SPA increíble! Súper amable y simpática!
Aquí es donde hemos comido mejor de todos los sitios en los que hemos estado! Nos encantó la crème brulée! En ninguna isla la encontramos de rica como aquí! Y todo el pescado buenísimo! Cada día había pescado fresco que acababan de pescar!
Los mejores amaneceres y atardeceres de nuestra vida! Cada tarde íbamos al final de la playa para ver el atardecer y era de cuento!
Solo te puedo decir que al irme de esta isla se me cayeron las lagrimas! No me quería ir!

La atención en este hotel por ser viaje de novios fue preciosa! La habitación decorada con flores, cava, unas pastitas! Muy pero que muy bien!

De aquí nos fuimos para Bora Bora! Isla creo que preferida para Felipe!
El hotel increíble, la mejor habitación de todos los hoteles en los que hemos estado, muy buenas instalaciones, aquí el padel surf y el kayak estaba limitado a una hora al día y hasta las 17h de la tarde y el paisaje y nuestro bungalow una pasada!
Yo no he quedado contenta con este hotel, la gente local que trabajaba allí no era correcta, siempre estaban malhumorados y no había un buen trato a excepción de dos trabajadores locales y todos los que eran de fuera si que eran maravillosos! No hemos acabado de entender que pasaba en ese hotel porque en el resto de hoteles ha sido todo el mundo súper amable y encantadores.
A parte en el hotel nos dejaron un día sin aire acondicionado ya que estaban haciendo una puesta a punto y decidieron un día que nos tocó a nosotros estar allí y al día siguiente estuvimos sin corriente casi todo el día. Eso significó en que no había comida caliente y especifico más, solo había ensaladas para comer, no había wiffi, ni helados, ni luz, que estaba el hotel a oscuras en muchos puntos donde no llegaba la luz natural y nos extrañó mucho que un hotel de esta categoría, sabiendo que el corte lo iban a realizar y estaban avisados del día en que lo harían, no se les ocurriera hacer una barbacoa, tener una atención especial con los clientes a los que estaban perjudicando. Han sido miles de anécdotas en este hotel que no nos han gustado pero mi marido dice que si volvemos a ir quiere ir al mismo hotel, porque piensan que son cosas que pueden cambiar y que los trabajadores vienen y van! Ya que sobretodo no nos ha gustado el trato! Pero hay que decir que el Hotel es increíblemente chulo! Esta bien cuidado! La ubicación es increíble, hemos tenido mala suerte con el trato y los cortes que han habido.
En esta isla tuvimos que cancelar la excursión de 4X4 por el interior de la isla ya que volviendo de hacer la excursión de snorkel de medio día, que fue espectacular, en la que vimos muchos pececitos de colores, morenas, rayas, una barracuda…, Felipe aún se contracturó más y preferimos descansar al día siguiente para que su contractura no fuera a más.
Desde el hotel contactaron con la agencia que hacía la excursión para avisar y nosotros enviamos un e-mail a Xavi y nos lo solucionaron todo! Xavi nos recordaba en todo momento que si necesitábamos un médico teníamos un seguro que habíamos contratado, pero con un día de reposo y toda la tarde después de la excursión del snorquel, se empezó a encontrar algo mejor y nos permitió acabar de disfrutar los días que nos quedaban!

La última isla fue Rangiroa!

De esta Isla me encantó la excursion al Blue Lagoon, fue mi primera experiencia con tiburones y Felipe el buceo! Pudo bucear también con delfines y estaba super alucinado. aquí estuvimos en el Hotel Kia Ora. La gente de allí es muy amable, simpática, correcta! Un 10 en la atención!

Si que tuvimos un problemilla, ya que el hotel se equivocó de habitación y nos puso en una que no teníamos contratada y tuvimos que llamar al teléfono de la agencia en Tahiti, también nos pusimos por mail en contacto con Xavi y al final nos consiguieron que la última noche pudiéramos dormir en la habitación que teníamos contratada, que se nos reembolsara la diferencia, y nos ofrecieron una cena gratuita y dos cócteles por las molestias gracias a que intervino por medio Xavi. La verdad es que nos sentimos muy apoyados por la agencia de allí y por Xavi que incluso siendo fin de semana no nos dejaron solos en ningún momento.

Aquí os pongo fotos solo de la habitación xula, que es la que tiene piscina dentro! El hotel si vais a esta habitación merece mucho la pena! También tienes para hacer kayak, padel surf, hacen espectáculos todas las noches, la gente del hotel es muy amable!


A la vuelta se nos retrasó un vuelo, perdimos una conexión, escribimos nuevamente a Xavi que nos indicó los pasos a seguir y todo solucionado! Salimos en el siguiente vuelo e incluso en los Ángeles por el retraso del vuelo nos dieron dos tikets para gastarlos en comida.

Antes de irnos pasamos unas horas en Tahiti y Xavi te hicimos caso y fuimos a cenar a las Roulottes. Fue súper divertido, nos encantó!

Después de todas estas vivencias, y de enseñar todas las fotos y vídeos a nuestra familia hemos decidido que queremos volver algún día con nuestros hijos, los 5 juntos! Y lo planificaremos con vosotros! Eso sí Tahaa han de ser 4 días enteros jeje!

 

Muchísimas gracias por todo! Contamos con vosotros para cualquier otro viaje que necesitemos hacer!

Maruru!

Cristina Y Felipe

 





3 de octubre de 2014

Buenas tardes Xavi,

Aunque hemos tardado en enviarte este correo, te explicamos en un pequeño resumen como fue nuestro viaje de novios en la Polinesia.

Aunque antes de todo, queremos agradecerte todo tu trabajo y dedicación en hacer que nuestro viaje fuese tal y como nosotros deseábamos. Gracias por la agilidad y rapidez en tus respuestas, tus recomendaciones y por resolver todas las dudas e indecisiones que nos iban surgiendo.

Debemos decirte que encontramos tu agencia por casualidad, buscando en Internet y viendo que además de ser especialistas en el destino que buscábamos, teníais muy buenos comentarios en diferentes foros, por lo que probamos en escribirte un mail y como siempre rápidamente nos atendiste, no sólo por correo sino que nos llamaste para avanzarnos un poquito por teléfono antes de reunirnos en tu oficina. Una vez fuimos, ya teníamos claro que contaríamos contigo por la confianza que nos diste des de un primer momento.

Ahora si que sí, allá va un poquito de ese inolvidable viaje:

Salimos de Barcelona hacia París y de allí a Los Ángeles, haciendo una parada breve y con destino a Papeete. Aunque eran muchas horas de avión, la verdad que podemos decir que no fueron pesadas, ya que como es lógico, íbamos muy ilusionados y con ganas de llegar. La companía era Air Tahití Nui, genial.
Nada más llegar a Papeete, nos recibieron con un baile tradicional y un collar de flores, así como también un regalito de bienvenida que no desvelaremos…. 😉 Nos trasladaron al Ferry para ir a nuestro primer destino MOOREA. En la espera para coger el ferry pudimos ir al mercado de Papeete. Es bonito, la gente es muy amable y además allí las cosas están más baratas.

Llegamos a MOOREA y nos llevaron a nuestro hotel «Sofitel Moorea Ia Ora Beach Resort», ESPECTACULAR, sin palabras para definir lo que sentimos nada más llegar. Estábamos entusiasmados, un paisaje increíble y unas instalaciones preciosas. Nuestra sorpresa fue ver como nos llevaban a un Overwater, cuando nosotros teníamos contratado un Bungalow de Jardín (No había habitaciones de estas últimas disponibles, y por este motivo nos alojaban en una habitación superior!).

Fueron 4 días de relax, haciendo snorkel (alucinante) y disfrutando del hotel y su magnífica playa. También aprovechamos para hacer la excursión de 4×4 por la isla (que Xavi nos recomendó) y aunque nos llovió durante ésta (único día que nos llovió en toda la estancia en la Polinesia), nos lo pasamos genial, vimos rincones de la isla, probamos bebidas de allí y descubrimos la historia de Moorea gracias al conductor que fue muy simpático y divertido.
Llegó el último día y aunque hay que decir que nos hubiésemos quedado unos días más, nos fuimos contentos de pensar en nuestro próximo destino: TAHAA.

Para ir a esta isla, debíamos coger un avión que nos llevaría al aeropuerto de Raiatea (primero hicimos parada en Bora Bora para dejar a los pasajeros que iban allí, por lo que ya pudimos apreciar lo que nos esperaría en nuestros últimos días en el paraíso) y de allí una barca hacia Tahaa. Éste último trayecto fue impresionante, no teníamos ni idea que para ir a nuestro hotel «Fare Pea Iti» estaríamos  40 min. navegando los 2 solos con el capitán, con un paisaje inimaginable y decir que el hombre se «enrolló» muchísimo ya que nos enseñó rayas y tiburones, nos acercó a motus y hizo que fuese emocionante.
Atracamos en nuestro hotel y aunque nuestra primera impresión no fue del todo buena (ya que la playa era impracticable y algún que otro aspecto más), todo esto cambió al día siguiente. Brigitte, la dueña, nos aconsejó en todo momento que podíamos hacer allí, nos explicó con detalle como explorar la isla y nos sirvió unos desayunos bueniiiiísimos!.
De Tahaa resaltar la excursión que hicimos para explorar las rayas, el jardín de coral y un motu. Esta excursión nos la hizo el capitán del barco que también nos había llevado al hotel, a solas con otra pareja, fue muy divertida y aunque tuve un percance con un mordisco en el dedo de la mano por una raya, todo mereció la pena.
Una de las experiencias más bonitas que nos llevamos de este viaje ha sido esa excursión y en particular el jardín de coral, nada es comparable a esto.
Fuimos un día en bici al pueblo y su supermercado, estuvimos por las noches en las fiestas de allí donde hacían competiciones del baile tradicional polinesio, también alquilamos un coche y recorrimos la isla, pasando por la granja de perlas y el cultivo de vainilla.
En definitiva 4 días en una isla donde poder conocer bien la cultura polinesia y volver a resaltar la amabilidad de la gente.

Por último y no por ello menos importante, nuestros últimos días en la Polinesia fueron como no en BORA BORA. Aquí de nuevo nos estaban esperando en el aeropuerto y nos llevaron en barco a nuestro hotel «Le Meridien Bora Bora«. El recibimiento de lujo (que menos, siendo un hotel de estas características) y la habitación… que decir de ella! Aquí si que debo poner en mayúsculas IMPRESIONANTE. No la habíamos mirado con detalle por web antes de ir, ya que queríamos tener la sensación de sorpresa en cada hotel, pero esto fue más que sorpresa. Un overwater con un cristal en el suelo de la habitación (que según nos dijeron era el mayor de toda Bora Bora) que podías ver el agua cristalina, una cama y una decoración muy moderna y con vistas al monte Otemanu.
Las instalaciones del hotel, muy muy bonitas, pero lo que más, la PLAYA.

La mejor playa de bora bora y con unas vistas increíbles. Pudimos hacer paddle surf, coger una canoa, visitar la reserva natural del propio hotel de tortugas marinas, disfrutar del atardecer y ir a la isla principal de Bora Bora, donde alquilamos una moto para recorrerla, tomar algo en Bloody Mary’s y comer en el restaurante St. James (que nos recomendó Xavi) y la verdad que fue un acierto.
También hicimos una excursión que habíamos ya reservado desde Barcelona, que Xavi nos dijo que disfrutaríamos mucho y así fue. Con Cristophe nos bañamos con mantas raya (de más de 4 metros de ancho), fuimos a ver si avistábamos ballenas (no hubo suerte) y hicimos snorkel en 2 jardines de coral, y aunque no superaron lo que experimentamos en Tahaa, Cristophe nos explicó con todo detalle cada pez que veíamos. Agradecerle la atención que tuvo en especial conmigo y la herida de mi pobre dedo.

Fueron 5 días en BORA BORA exprimidos al máximo y de los que además nos llevamos una amistad con otra pareja con la que pasamos unos días geniales.

Decir que para nosotros, MOOREA fue una isla donde disfrutamos más el snorkel, incluso en el mismo overwater y en la playa, con una atención y servicio en el hotel como ninguna otra, más que perfecta.
Que TAHAA fue donde pudimos conocer más la cultura Polinesia, adentrarnos en la isla y con la excursión más bonita de toda nuestra estancia (sobre todo por el jardín de coral).
Y de BORA BORA, un hotel de lujo, donde el relax es lo primordial, la mejor playa paradisíaca de las 3 islas y la mejor experiencia nadando con las mantas raya.
Por cierto! El recibimiento en cada hotel y la despedida era obsequiada con un bonito detalle y como no decir, que el regalo que tuvimos en Papette cuando acabó nuestro viaje fue inesperado, pero precioso.

Y para terminar nuestro viaje y que no se hiciese tan tan largo, hicimos una noche en Los Ángeles, que aunque en un principio no lo teníamos muy claro, seguimos lo que nos recomendaste y para nada nos arrepentimos. Visitamos los sitios más turísticos, como Hollywood y Santa Mónica, y compramos muchas cosas.
Después de todo esto, volver a decirte GRACIAS de nuevo por habernos ayudado a hacer que este viaje haya sido tal y como lo hemos relatado. Te adjuntamos una foto de cada isla.
Contaremos contigo para nuestros próximos destinos, dalo por hecho.

David y Alba

 

 





22 de julio de 2013

Después de un mes aun seguimos teniendo nostalgia del paraiso… el cuál hemos descubierto gracias a nuestros amigos de Xavi Fernández viajes.

 

Desde el primer minuto nos habéis facilitado todo y eso, teniendo en cuenta el estrés pre-boda, se agradece infinitamente. Vuestros consejos acerca de lugares, excursiones, y un largo etcétera han sido acertadísimos. 

 

Nuestro viaje comenzó con un largo viaje desde Los Ángeles hasta Tahití. Aterrizamos en Papeete muy tempranito y allí nos estaba esperando una representante vuestra. Nos atendió maravillosamente y nos dió las tarjetas para nuestro primer destino: Moorea!

 

El hotel Sofitel es simplemente impresionante. Situado en la mejor playa de la isla e ideal para relajarse y disfrutar de muchas actividades. Nos divirtió mucho la excursión en quads por la isla, es simplemente un cañón de adrenalina. Aprovechamos una mañana para ir en ferry a Papeete y visitar el centro de la ciudad y el mercado. Allí aprovechamos para hacer las compras y poder ahorrarnos unos cuantos francos 🙂

 

Cuando pensamos que ya lo habiamos visto todo…llega nuestro segundo destino: Tahaá

 

Nosotros estamos super enamorados… pero aquí nos enamoramos aun más. Jamás pensamos que en nuestra vida ibamos a pasar 2 noches en un lugar con la Pensión Fare Pea Iti. Teníamos un Bungalow en la orilla de la laguna. Impresionante los atardeceres con la isla de Bora Bora de fondo.

En Tahaá aprovechamos para hacer una excursión al jardín de coral además de nadar con los tiburones y las mantas. Nos la organizaron en la misma pensión. Un acierto!!! Además el último día nos alquilamos una motito y nos fuimos a dar la vuelta por la isla de la vainilla donde en cada rincón se respira tranquilidad y vida.

 

El viaje acababa? no!!! aun quedaba lo mejor… Bora Bora 🙂

 

Cuando me jubile me voy a ir a vivir a Bora Bora, no se cómo, pero lo intentaré. Cuando ves Bora Bora por la tele te enamoras, cuando pasas una sola hora en Bora Bora, te enamoras para toda la vida.

Impresionante todo, el hotel Le Meridien, la excursión con vuestros colaboradores para hacer snorkeling y visitar el acuarium natural… En Bora Bora nos desmelenamos: masaje en el atardecer, tour en moto de agua por la laguna, visita a la isla…

 

Me faltan palabras para describir lo maravilloso de este viaje.

 

Muchas gracias Alicia. Muchas gracias Xavi Fernández Viajes.

 

Muchos besos

Francisco y Lidia





13 de junio de 2013

El pasado viernes nos visitó Laurent Tapotofarerani quien representa comercialmente al hotel Le Taha`a Island Resort & spa, para explicarnos las novedades sobre este hotel que está situado en un motu o isla de la isla de Taha`a, situado a 35 minutos en barco desde el aeropuerto de Uturoa(Raiatea). Tiene 60 bungalows repartidos en 48 suites sobre el agua o overwaters, 2 villas playa reales y 10 villas playas. Además cuenta con 3 restaurantes: Le vanille, La plage y The Ohiri, según los gustos que tengan los clientes podrán escoger. Lo más impresionante es su situación, frente a la isla de Taha`a y Raiatea y justo detrás del hotel hay una enorme laguna con vista de Bora Bora, donde los atardeceres son una pasada. Realmente es un hotel 5* con un servicio perfecto y adecuado para todos los clientes que buscan algo diferente en Taha`a. El hecho de que esté en una isla no significa que los clientes estén colgados. Se organizan tours en 4×4 por la isla de Taha`a y de Raiatea, excursions en kayak, snorkeling por el jardín de coral que rodea al hotel, vuelos en helicóptero, deportes acuáticos con motor y sin motor, en fin perfecto para una estancia por todo lo alto. Si buscais un hotel diferente, en una isla diferente, lejos de encontraros con más turistas,éste es su alojamiento, os sorprenderá. Garantizado!!!!





7 de mayo de 2013

Muy a nuestro pesar ya estamos de vuelta. Muy contentos y, en estos momentos, muy cansados.

Todo ha ido perfecto. Ningún problema. Ni con los vuelos ni con los hoteles ni con la asistencia de vuestro corresponsal.

 Maupiti, una sorpresa por su «autenticidad«. La pensión Le Kuriri muy salvaje y los anfitriones bastante curiosos, pero muy bien. Lástima que el tiempo no acompañó del todo.

Taha’a fenomenal. El hotel La Pirogue en un sitio precioso y prácticamente para nosotros solos. Relax, paseos en kayak y puestas de sol con Bora Bora al fondo (no la hemos visitado, pero la veíamos a diario).

Rangiroa, diferente. Acojone con los tiburones. Hotel con vistas alucinantes y un mar como no hemos visto nunca.

Tal vez teníamos las expectativas del Kia Ora muy altas y alguna cosilla no ha acabado de funcionar (jacuzzi, aire acondicionado), pero muy bien en lineas generales.

 En fin, aún nos quedan unos días de vacaciones para añorar la Polinesia y reponernos del disgusto de volver a la rutina.

 Muchas gracias por todo y seguimos en contacto

 Marta i Xavier





17 de septiembre de 2012

Hola Xavi!

De vuelta al mundo real, a la rutina y al trabajo… Hacer éste escrito a lo mejor me supone una depresión post-vacacional, pues recordar el paraíso dónde hemos estado durante 15 días…. uufff!! impresionante!!

Nuestro viaje empezó unos meses antes cuando decidimos que nos queríamos casar en una playa recóndita, y que mejor sitio que la Polinesia?! Ése sería nuestro destino.
Después de consultar una agencia “cualquiera” y no quedar nada contentos, encontramos la agencia Xavi Fernández Viajes, dónde además de recibir un trato exquisito, nos asesoraron muy bien respondiendo dudas y cuestiones que nos surgían sobre las islas, actividades, etc. Y por si fuera poco, no tienes que preocuparte de nada, pues lo tienen todo controlado, desde los billetes de avión, pasando por los transportes del aeropuerto a los hoteles, hasta un contacto allí que nada más llegar te ayuda y explica todo lo que necesitas saber!

Reconocemos que las horas de vuelo son muchas, te cansas, pero merece la pena!!!!
Nada mas llegar a Papeete una persona nos estaba esperando con dos maravillosos collares de flores, nos trasladó al hotel donde íbamos a pasar una sola noche, necesitábamos dormir en una cama antes de emprender nuestro “tour” por tres de las islas más maravillosas que hemos estado.

Huahine:

En el Hotel Maitai Lapita, muy muy muy recomendable! Es un hotel muy nuevo, no disponen de habitaciones over water, pero si “over lake”. El sitio es espectacular, igual que el trato recibido por el personal, muy agradable y atento.
La isla es preciosa, todo virgen, en una de las excursiones tienes opción de bañarte con tiburones, algo que personalmente nos alucinó, es una experiencia inolvidable.

 

Tahaa’a:

Nuestra segunda isla, dónde pasamos 3 noches en la pensión Fare Pea Iti, un sitio muy familiar en el que el trato por parte de Brigitte y su personal es muy bueno.
La isla es mas pequeña que Huahine, nosotros la disfrutamos mucho, un día hicimos una excursión caminando, otro día cogimos una bicicleta (gratuitas en la pensión), etc.
El snoorkeling en ésta isla es espectacular!! muchos peces de colores entre los que nadas con total normalidad por la barrera de coral.

Lo más…. las mantas!!! bañarte con ellas, darles de comer, … genial!

 

 

Bora-Bora:

Y por fin llegamos a la que dicen que es la laguna más espectacular del mundo, dónde realizamos nuestra boda intima.
Nosotros nos hospedamos en el hotel Le Meridien. Muy buen hotel, gran servicio y unas vistas alucinantes, con los bungalows hacia el monte Otemanu y un mar turquesa transparente e infinito en el que tus ojos se maravillan con la belleza salvaje. Éste hotel cuenta con un centro de recuperación de tortugas, y cada día puedes ver cómo les dan de comer, explican cosas sobre ellas y sobre el centro.
Merece la pena hacer la excursión con la empresa recomendada, en ella podrás observar mantas rayas, que llegan a medir hasta cuatro metros. La excursión del safari 4×4 también está muy bien, el guía te lleva a puntos estratégicos dónde puedes visionar unos paisajes increíbles.

Dicho ésto, lo único y más importante que nos queda por decir, es la gran sonrisa con la que te reciben los Tahitianos, siempre amables, siempre un “ia orana”, siempre un “no te preocupes, disfruta”… y eso es lo que hicimos! Adaptarnos al ritmo de vida que allí tienen, relajarnos y disfrutar de éste super viaje a ése sitio tan paradisíaco.

Gràcies Xavier per fer realitat el nostre somni.

Victor y Laia.





 
 

Xavi Fernández Viatges S.L. - B63494546 - Licencia de Agencia de Viajes mayorista y minorista. GCMD-178 IATA 782838-1
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona,Tomo 36556, Folio 200, Hoja 293597, Inscripción 1a