BLOG XFV

Entradas con la etiqueta ‘viaje por polinesia’

3 de octubre de 2014

Buenas tardes Xavi,

Aunque hemos tardado en enviarte este correo, te explicamos en un pequeño resumen como fue nuestro viaje de novios en la Polinesia.

Aunque antes de todo, queremos agradecerte todo tu trabajo y dedicación en hacer que nuestro viaje fuese tal y como nosotros deseábamos. Gracias por la agilidad y rapidez en tus respuestas, tus recomendaciones y por resolver todas las dudas e indecisiones que nos iban surgiendo.

Debemos decirte que encontramos tu agencia por casualidad, buscando en Internet y viendo que además de ser especialistas en el destino que buscábamos, teníais muy buenos comentarios en diferentes foros, por lo que probamos en escribirte un mail y como siempre rápidamente nos atendiste, no sólo por correo sino que nos llamaste para avanzarnos un poquito por teléfono antes de reunirnos en tu oficina. Una vez fuimos, ya teníamos claro que contaríamos contigo por la confianza que nos diste des de un primer momento.

Ahora si que sí, allá va un poquito de ese inolvidable viaje:

Salimos de Barcelona hacia París y de allí a Los Ángeles, haciendo una parada breve y con destino a Papeete. Aunque eran muchas horas de avión, la verdad que podemos decir que no fueron pesadas, ya que como es lógico, íbamos muy ilusionados y con ganas de llegar. La companía era Air Tahití Nui, genial.
Nada más llegar a Papeete, nos recibieron con un baile tradicional y un collar de flores, así como también un regalito de bienvenida que no desvelaremos…. 😉 Nos trasladaron al Ferry para ir a nuestro primer destino MOOREA. En la espera para coger el ferry pudimos ir al mercado de Papeete. Es bonito, la gente es muy amable y además allí las cosas están más baratas.

Llegamos a MOOREA y nos llevaron a nuestro hotel «Sofitel Moorea Ia Ora Beach Resort», ESPECTACULAR, sin palabras para definir lo que sentimos nada más llegar. Estábamos entusiasmados, un paisaje increíble y unas instalaciones preciosas. Nuestra sorpresa fue ver como nos llevaban a un Overwater, cuando nosotros teníamos contratado un Bungalow de Jardín (No había habitaciones de estas últimas disponibles, y por este motivo nos alojaban en una habitación superior!).

Fueron 4 días de relax, haciendo snorkel (alucinante) y disfrutando del hotel y su magnífica playa. También aprovechamos para hacer la excursión de 4×4 por la isla (que Xavi nos recomendó) y aunque nos llovió durante ésta (único día que nos llovió en toda la estancia en la Polinesia), nos lo pasamos genial, vimos rincones de la isla, probamos bebidas de allí y descubrimos la historia de Moorea gracias al conductor que fue muy simpático y divertido.
Llegó el último día y aunque hay que decir que nos hubiésemos quedado unos días más, nos fuimos contentos de pensar en nuestro próximo destino: TAHAA.

Para ir a esta isla, debíamos coger un avión que nos llevaría al aeropuerto de Raiatea (primero hicimos parada en Bora Bora para dejar a los pasajeros que iban allí, por lo que ya pudimos apreciar lo que nos esperaría en nuestros últimos días en el paraíso) y de allí una barca hacia Tahaa. Éste último trayecto fue impresionante, no teníamos ni idea que para ir a nuestro hotel «Fare Pea Iti» estaríamos  40 min. navegando los 2 solos con el capitán, con un paisaje inimaginable y decir que el hombre se «enrolló» muchísimo ya que nos enseñó rayas y tiburones, nos acercó a motus y hizo que fuese emocionante.
Atracamos en nuestro hotel y aunque nuestra primera impresión no fue del todo buena (ya que la playa era impracticable y algún que otro aspecto más), todo esto cambió al día siguiente. Brigitte, la dueña, nos aconsejó en todo momento que podíamos hacer allí, nos explicó con detalle como explorar la isla y nos sirvió unos desayunos bueniiiiísimos!.
De Tahaa resaltar la excursión que hicimos para explorar las rayas, el jardín de coral y un motu. Esta excursión nos la hizo el capitán del barco que también nos había llevado al hotel, a solas con otra pareja, fue muy divertida y aunque tuve un percance con un mordisco en el dedo de la mano por una raya, todo mereció la pena.
Una de las experiencias más bonitas que nos llevamos de este viaje ha sido esa excursión y en particular el jardín de coral, nada es comparable a esto.
Fuimos un día en bici al pueblo y su supermercado, estuvimos por las noches en las fiestas de allí donde hacían competiciones del baile tradicional polinesio, también alquilamos un coche y recorrimos la isla, pasando por la granja de perlas y el cultivo de vainilla.
En definitiva 4 días en una isla donde poder conocer bien la cultura polinesia y volver a resaltar la amabilidad de la gente.

Por último y no por ello menos importante, nuestros últimos días en la Polinesia fueron como no en BORA BORA. Aquí de nuevo nos estaban esperando en el aeropuerto y nos llevaron en barco a nuestro hotel «Le Meridien Bora Bora«. El recibimiento de lujo (que menos, siendo un hotel de estas características) y la habitación… que decir de ella! Aquí si que debo poner en mayúsculas IMPRESIONANTE. No la habíamos mirado con detalle por web antes de ir, ya que queríamos tener la sensación de sorpresa en cada hotel, pero esto fue más que sorpresa. Un overwater con un cristal en el suelo de la habitación (que según nos dijeron era el mayor de toda Bora Bora) que podías ver el agua cristalina, una cama y una decoración muy moderna y con vistas al monte Otemanu.
Las instalaciones del hotel, muy muy bonitas, pero lo que más, la PLAYA.

La mejor playa de bora bora y con unas vistas increíbles. Pudimos hacer paddle surf, coger una canoa, visitar la reserva natural del propio hotel de tortugas marinas, disfrutar del atardecer y ir a la isla principal de Bora Bora, donde alquilamos una moto para recorrerla, tomar algo en Bloody Mary’s y comer en el restaurante St. James (que nos recomendó Xavi) y la verdad que fue un acierto.
También hicimos una excursión que habíamos ya reservado desde Barcelona, que Xavi nos dijo que disfrutaríamos mucho y así fue. Con Cristophe nos bañamos con mantas raya (de más de 4 metros de ancho), fuimos a ver si avistábamos ballenas (no hubo suerte) y hicimos snorkel en 2 jardines de coral, y aunque no superaron lo que experimentamos en Tahaa, Cristophe nos explicó con todo detalle cada pez que veíamos. Agradecerle la atención que tuvo en especial conmigo y la herida de mi pobre dedo.

Fueron 5 días en BORA BORA exprimidos al máximo y de los que además nos llevamos una amistad con otra pareja con la que pasamos unos días geniales.

Decir que para nosotros, MOOREA fue una isla donde disfrutamos más el snorkel, incluso en el mismo overwater y en la playa, con una atención y servicio en el hotel como ninguna otra, más que perfecta.
Que TAHAA fue donde pudimos conocer más la cultura Polinesia, adentrarnos en la isla y con la excursión más bonita de toda nuestra estancia (sobre todo por el jardín de coral).
Y de BORA BORA, un hotel de lujo, donde el relax es lo primordial, la mejor playa paradisíaca de las 3 islas y la mejor experiencia nadando con las mantas raya.
Por cierto! El recibimiento en cada hotel y la despedida era obsequiada con un bonito detalle y como no decir, que el regalo que tuvimos en Papette cuando acabó nuestro viaje fue inesperado, pero precioso.

Y para terminar nuestro viaje y que no se hiciese tan tan largo, hicimos una noche en Los Ángeles, que aunque en un principio no lo teníamos muy claro, seguimos lo que nos recomendaste y para nada nos arrepentimos. Visitamos los sitios más turísticos, como Hollywood y Santa Mónica, y compramos muchas cosas.
Después de todo esto, volver a decirte GRACIAS de nuevo por habernos ayudado a hacer que este viaje haya sido tal y como lo hemos relatado. Te adjuntamos una foto de cada isla.
Contaremos contigo para nuestros próximos destinos, dalo por hecho.

David y Alba

 

 





 
 

Xavi Fernández Viatges S.L. - B63494546 - Licencia de Agencia de Viajes mayorista y minorista. GCMD-178 IATA 782838-1
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona,Tomo 36556, Folio 200, Hoja 293597, Inscripción 1a