BLOG XFV

Entradas con la etiqueta ‘PARQUE NACIONAL THEODORE ROOSVELT’

11 de marzo de 2009

DÍA 1 (9.08.2008) BARCELONA-AMSTERDAM-MINNEAPOLIS-BISMARCK

Cuando empiezas a planificar un viaje siempre dudas (depende de a que zona horaria vayas) en salir lo más temprano para aprovechar el día o salir más tarde y descansar por la noche. Yo me decanto por la primera opción, y a las 4:15 de la mañana ya estamos en el aeropuerto de Barcelona. A la 06:00 sale nuestro vuelo hacia Amsterdam donde enlazaremos con el vuelo a Minneapolis de las 10:40. A las 12:40 (con 9 horas de vuelo) aterrizamos puntualmente y después de los cada vez más pesados controles de seguridad -tanto en Europa como en los Estados Unidos-, por fin llegamos al mostrador de Alamo en el Aeropuerto de Saint Paul, para recoger nuestro coche de alquiler, con el que recorremos esta zona central de los Estados Unidos, hasta llegar a Chicago y disfrutar de unos últimos días en la ciudad del viento y la pionera en la construcción de rascacielos.

La compañía de alquiler nos deja escoger entre varios vehículos (todos con el maletero abierto), y nos decantamos por uno de 4 puertas de tamaño medio-grande: un Chevrolet Malibú V6. Por supuesto es automático. Salimos del aeropuerto y nos dirigimos por el nudo de autopistas a buscar la Interstate 94 West hacia la ciudad de Fargo, famosa por dar título a la aclamada película de los hermanos Coen. Justo a la salida del aeropuerto se encuentra el ‘Mall of America’, el centro comercial más grande de los Estados Unidos. Enorme. Miles de personas van de un sitio a otro. Compramos algunas provisiones y volvemos a la carretera. La autopista es un poco monótona y con verdes prados a ambos lados. En Estados Unidos la sensación de inmensidad de la naturaleza es asombrosa. Al llegar a Fargo, damos una vuelta por el centro y reponemos fuerzas en un Subway. De Fargo, lo más interesante son las calles del centro y el teatro. A simple vista no se reconoce la ciudad de la película. Ya es media tarde y seguimos nuestra ruta para llegar a dormir lo más cerca posible del Parque Nacional Theodore Roosevelt. La Interestatal 94 son interminables rectas, en las que se puede pisar casi a fondo. Dakota del Norte es un estado muy plano y como curiosidad, es el menos visitado de todo el país. Son kilómetros de praderas onduladas. Aquí los pueblos son mayoritariamente de negocios de ganado. El rodeo como más al oeste más se hace notar. Hacemos noche en el Hotel Select Inn de Bismarck y caemos redondos en la cama por el cansancio acumulado durante todo el día. Mañana nos esperan los búfalos.

DÍA 2 (10.08.2008) BISMARCK-NP THEODORE ROOSEVELT-BELLE FOURCHE-DEVIL’S TOWER-SPEARFISH-STURGIS-DEADWOOD

Nos levantamos temprano por la mañana, y nos dirigimos hacia el Parque Nacional Theodore Roosevelt para intentar observar a los bisontes. La autopista sigue siendo muy recta, y antes de llegar a Medora pasamos por New Salem, donde se encuentra la vaca Sue, la más grande del mundo. Una gigantesta vaca en lo alto de una colina rodeada de ganado. Hacia las 09:00 llegamos a la primera parte del parque, las ‘Badlans’, conocidas como ‘la tierra que Dios olvidó’, debido a su dureza. Es de una belleza abrupta. Un llamativo cartel nos avisa de la presencia de bisontes y de que son animales que pueden llegar a pesar 900 kilos y esprintar 3 veces más rápido que nosotros. Mejor no provocarlos. El lugar es impresionante: la erosión de fuertísimos periodos de lluvia ha dado lugar a un paisaje casi lunar, con alguna masa verde y con numerosas masas rocosas entre serpenteantes valles.

El Parque Nacional Theodore Roosevelt, se compone de tres partes: la zona sur, la zona norte y la comprendida entre las dos, la Elkhorn Ranch. Nosotros visitaremos la zona sur, que se recorre a través de una carretera en forma de bucle de 36 millas. Mientras surcas estas tierras vas cruzándote con numerosos animales: caballos salvajes, linces, alces, perros de la pradera y los impresionantes bisontes o búfalos. Estos últimos los vemos a lo lejos (aunque se oyen perfectamente sus sonidos) y quedamos algo decepcionados.

Pero cuando ya casi hemos acabado el bucle, nos vemos obligados a frenar ya que una familia de bisontes está cruzando la carretera. La verdad es que el animal es inmenso e increíblemente poderoso. Bajamos para verlos más de cerca, aunque los tenemos a cinco metros y los dos mayores de la manada nos miran marcando una zona límite. Su respiración impone. Si se cabrea nos puede planchar el coche. Salimos del parque impresionados por el bisonte (‘tatanka’ en lengua lakota). Desde que ví ‘Bailando con lobos’ quise ver uno y la verdad es que los kilómetros de carretera recorridos hasta llegar aquí han valido la pena. El animal lo merece y el lugar también. A la salida hay numerosas tiendas de souvenirs con todo tipo de recuerdos, compramos un par de cosas y nos vamos.

El próximo destino es la zona de las ‘Black Hills’, en Dakota del Sur, el oeste auténtico, la tierra de Custer. Para ello enfilamos la carretera 85 South, pasando por Amidon, Bowman, Ludlow, Buffalo, Redig y finalmente Belle Fourche. Unos 300 kilómetros en línea recta (casi, casi) entre infinitos campos de trigo y praderas que la carretera corta en dos, son larguísimas rectas con infinitos paisajes a los lados. En menos de 3 horas nos tragamos la carretera (la orografía del terrero permite ver muchos kilómetros delante de ti y ningún lugar donde un coche de policía puede esconderse), ya que el tráfico es inexistente, excepto numerosos Harley Davidson, que nos vamos cruzando. Ninguno lleva el casco. Aquí, lo de ponte el casco aún no ha llegado. Parece mentira, pero es verdad. Eso sí, cuando paras a repostar o a comer, se depiden con un ‘¡conduce seguro!’. Las gasolineras está llenas de recuerdos de la concentración de moteros de Sturgis: camisetas, botas, pins, llaveros, gorras, pegatinas, tops, fotos, chaquetas, pantalones, tazas, banderas, etc. De todo. Pero que los motoristas lleven caso, da igual. No van rápidos, pero van mucho en grupo. Las gasolineras está llenas de recuerdos de la concentración de moteros de Sturgis: camisetas, botas, pins, llaveros, gorras, pegatinas, tops, fotos, chaquetas, pantalones, tazas, banderas, etc. De todo. Al llegar a Belle Fourche (centro geográfico del país) nos desviamos unos 50 kilómetros hacia el estado de Wyoming (el estado de los rodeos y los ‘cowboys’) para ir a visitar el Monumento Nacional ‘Devil’s Tower’, el emblema de Wyoming. Un inmenso y circular monolito de piedra de casi 400 metros de altura y de carácter volcánico. Fue el primer Monumento Nacional declarado como tal de los Estados Unidos, en 1906. Sorprende su forma y su estrías verticales.

Alrededor del monumento, la presencia de motoristas es muy numerosa. Se nota que estamos cerca de Sturgis, donde se celebra la ‘67th Sturgis Motorcycle Rally’, seguramente la reunión de Harleys más grande del mundo. Cae una trompa de agua descomunal durante un rato. A continuación nos dirigimos de nuevo a Dakota del Sur, hacia la población de Sturgis. La presencia de moteros es ya constante. Están por todas partes. En vez de seguir por la interstate 90, nos desviamos por la US Highway 14A, la ‘Spearfish Canyon Scenic Byway’, una carretera que cruza entre desfiladeros y montañas verticales repletas de pinos, siguiendo el curso del río Belle Fourche, ya dentro de las ‘Black Hills’. Estos paisajes son los que aparecen al final de la película de ‘Bailando con lobos’.

Las Black Hills son un grupo de montañas, en su mayor parte en Dakota del Sur y una pequeña porción en Wyoming, con una oscura apariencia con sus cumbres redondeadas que dan nombre al lugar. El descubrimiento de oro en 1874 trajo la llegada de mineros blancos y enfrentamientos con los indios. La famosa victoris india de Little Big Horn, tuvo lugar por estos parajes. El paisaje es precioso, lástima que llueva un poco y el sol no ilumine el lugar. Llegamos a Cheyenne Crossing y seguimos por la misma carretera, cruzamos Deadwood (al ver el pueblo decidimos que dormiremos en el viejo oeste) y al llegar a  Sturgis, aparcamos el coche y comemos en un bar repleto de moteros. Aquí los moteros ya corren y van haciendo alguna que otra barbaridad. Esto es la cuidad sin ley. Cómo no, me pido una hamburguesa de búfalo. Las ‘Harley’ son de todo tipo, aunque predominan las más grandes, y los propietarios tienen todo tipo edades. Se ven algunas Buells y poco cosa más. De japonesas y europeas, ninguna. La cantidad de ‘Harleys’, stands, salones y bares, etc es impresionante. Durante los días del festival se reúnen más de 500.000 moteros. Se nota que hoy es el último día. Su calle principal es un aparcamiento de Harleys, y de moteros a lado y lado. No hay nadie que no vaya con la camiseta del evento. Ël y ella. Con mangas y sin mangas. . Y no ve ni una igual. Esto es algo destacable en este país: en cualquier evento deportivo van todos con indumentaria acorde con el espectáculo. Sea lo que sea. Con pantalón vaquero o de piel. Casi todos/as con botas al estilo cowboy. No hay nadie con casco. ¡Nadie!. Y según me comenta un grupo es obligatorio por ley. Damos una vuelta y volvemos a Deadwood, un pequeño pueblo situado entre montañas, que surgió a raíz del descubrimiento de oro en la zona.

En este pueblo el tiempo se ha detenido, es un auténtico pueblo del oeste. La calle principal parece de otra época. Sólo aparcar, nos cruzamos con Will ‘Bill’ Hickock, un doble que trabaja en el hotel propiedad de Kevin Costner, que se enamoró de la zona mientras rodaba en los alrededores ‘Bailando con lobos’. Buscamos un hotel y nos quedamos en el histórico Franklin Hotel, en la misma calle principal, la ‘Main Street’. Por 100$ nos dan una habitación que debe tener unos 100m2, algo vieja pero correcta, y con un piano. La terraza del hotel tiene unas bonitas vistas sobre la calle, y está a tope de moteros con sus respectivas birras y mujeres.

Salimos a dar una vuelta y aunque es algo turístico, es muy auténtico. Te da la sensación de estar paseando por el viejo oeste. Si has visto la serie ‘Deadwood’, ves el lugar hace más de 100 años. Hay museos, tabernas (algunas históricas), bares, restaurantes y casinos, dobles en las calles, e incluso una recreación por la noche del famoso tiroteo . Visitamos el ‘Midnight Star’ el hotel-bar-casino propiedad de Kevin Costner, que está repleto de gente y de recuerdos de todas sus películas: fotos del rodaje, ropa y objetos. Visitamos el lugar donde estaba el Salón Nº10, el más antiguo del lugar y donde Wild Bill fue disparado el 2 de agosto de 1876. Incluso en el piso de abajo hay una recreación del asesinato con figuras a tamaño real. En el pueblo todos los sitios que se visitan tienen que ver con el viejo oeste. Cómo no, hay el lugar donde capturaron al que disparó a Wild Bill. Esto es américa. La policía de Deadwood se mueve con unos espectaculares Dodge Charger.  Entramos en uno de los numerosos salones y cenamos. Al acabar damos una vuelta por los alrededores de la calle principal y nos vamos a dormir. Ponemos las noticias para ver como van los Juegos Olímpicos, pero sólo hablan de deportistas americanos. Hacemos un poco de zapping y nos enteramos que hace un par de noches hubo una batalla campal en Sturgis, con un par de muertos por bala. Los Hells Angels la liaron con unos polícias del FBI de paisano…
Mas información sobre Estados Unidos en nuestra web





 
 

Xavi Fernández Viatges S.L. - B63494546 - Licencia de Agencia de Viajes mayorista y minorista. GCMD-178 IATA 782838-1
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona,Tomo 36556, Folio 200, Hoja 293597, Inscripción 1a