BLOG XFV

Entradas con la etiqueta ‘OPINION CLIENTES XAVI FERNANDEZ VIAJES’

9 de agosto de 2016

Fantástico nuestro viaje a Kenia y Zanzibar.

Marc se encargo de su diseño y solo podemos decir que acertó en todo. Destinos, Hoteles, Guía, Transfer…Los lugares espectaculares, que decir de la fauna.

Cuantas fotos, cuantos recuerdos, un lugar verdaderamente especial, quedan pocos sitios así en el planeta..
Zanzibar, el lugar perfecto para el descanso después del safari,

el Resort, el mejor que he conocido. En resumen que todo perfecto, así que muchas gracias por todo y a pensar en un nuevo destino que los hijos todavía parece quieren acompañar a los Padres (no me extraña !).

Gracias Marc.
Victor y familia





3 de junio de 2016

Hola Alicia!
Lo prometido es deuda, así que aquí va nuestro reporte con alguna fotillo
ADELAIDE:
El hotel (M.R.G) de Adelaide estuvo muy bien, la atención fue muy correcta, sobre todo a la hora de gestionar el cambio que tuvimos que hacer.
Las habitaciones son amplias y las instalaciones nuevas y modernas.
El desayuno era muy completo y la calidad de los productos era buena.

Echamos en falta medio día para poder visitar un poco la ciudad, ni que fuera el centro, porque no nos quedó tiempo.
Encontrar la carretera rumbo a Kangaroo Island no es fácil, aconsejamos pedir orientaciones antes de salir, en el caso de que no se lleve GPS.

KANGAROO ISLAND
La conexión en ferry fue bien y llegamos sin problema.

El hotel A.O en la isla fue correcto, el desayuno un poco pobre, eso sí. El precio de los platos es un tanto excesivo para lo que son, pero tampoco había mucha más opción.

Tuvimos tiempo suficiente de gozar de los diferentes paisajes de Kangaroo y ver animales salvajes en su hábitat. Vimos koalas, canguros, focas y leones marinos. Los paisajes fueron muy bonitos. Estuvimos en cuevas, en los acantilados…

Al final hicimos una noche de estancia y lo encontramos adecuado. Quizás, si hubiéramos pasado 2 noches, nos hubiera sobrado tiempo y hacía un poco de frío, razón por la cual tampoco hubiéramos podido disfrutar de las playas u otras actividades.

 

MELBOURNE
El hotel M T G estaba muy bien ubicado. La ciudad de Melbourne nos encantó y el ambiente cosmopolita también. Comimos exquisitamente todos los días y gozamos de sus amplios parques. Por la noche, el paseo por el río y sus terracitas se llenan de ambiente y es una buena zona para tomarse algo y gozar de las vistas con los edificios tan imponentes que hay.

El desayuno era muy abundante y de buena calidad.

No tuvimos problemas de aparcamiento porque nos coincidió con festivos, pero hay que estudiarse bien las rutas ya que alguna carretera que lleva al centro es de pago que va con teletac y luego nos lo cargaron, obviamente.

GREAT OCEAN ROAD

Es muy bonita y espectacular, lástima de las colas que se generan en fechas de vacaciones. Tardamos bastante para poder completarla, con el inconveniente que se nos hizo de noche y llegamos al hotel de W un poco tarde. No obstante, tuvimos tiempo de poderlo ver todo y quizás si nos hubiéramos alojado en algún pueblo anterior, también hubiera sido una buena opción. Más que nada porque nos quedamos con ganas de acabar de ver Melbourne y después de desayunar ya cogimos rumbo para la city.

SYDNEY

En una palabra: ESPECTACULAR. Nos fascinaron las vistas de la habitación del hotel en el Darling harbour. La ciudad es una pasada, la restauración y la gente; un 10. Quedamos maravillados por todo lo que ofrece la ciudad, la visita al Taronga Zoo no hay que perdérsela, las fotos con la ópera al fondo son espectaculares.
No tuvimos tiempo de poder ir a las playas de Sydney, pero pudimos visitar el resto, de forma completa y tranquila.

El hotel F P by Sheraton era espectacular, lástima que hubiera alguna parte en obras que incordiaba un poco, como tener que esperar bastante para bajar en ascensor y el desayuno estaba en diferentes salas y había que desplazarse bastante para poder coger la comida. No obstante, la calidad del desayuno era excelente.
AYERS ROCK

En Ayers Rock estuvimos muy bien, también. El hotel no era gran cosa, pero era correcto, muy espaciosa y, sobretodo, tenía unas buenas vistas al Uluru. La piscina estaba bien y nos pudimos dar algún bañito. Tuvieron un detalle y nos regalaron una botella de vino blanco.
La restauración mejorable, pero es toda una experiencia poder haber visto y compartido tradiciones de los aborígenes.

Os felicitamos por el acierto en las excursiones:

a) sunset en el Uluru con cena barbeque: Nos fascinaron las vistas, aunque llegamos un tanto justos de tiempo. La cena estuvo muy bien, bien organizada, con variedad y con un ambiente muy distendido. Lo recomendamos, vale la pena porque también conoces a gente de otras partes del mundo y eso siempre es muy enriquecedor.
Una vez finalizada la cena, la guía nos hizo una explicación de las estrellas, constelaciones y planetas que se podían ver. Nos encantó porque jamás habíamos visto tantas estrellas.
b) Sunrise del Uluru: Llegamos también justos, y no pudimos disfrutar demasiado ni de las vistas ni del desayuno que se daba en plan exprés. Por suerte, veríamos la salida del sol al día siguiente, que fue espectacular.c) Fields of the Light: Un 10. Era el primer día que lo hacían y empezaron dándonos una copa de bienvenida con unos canapés (que había cocodrilo, canguro y gambas, creo). Le dan un ambiente muy formalito y está muy bien. También vinieron unos indígenas en esos momentos a representar unos bailes. Las fotos que se podían hacer del Uluru eran chulísimas. A continuación, pasamos al “comedor” en medio del desierto que estaba montado con mucho glamour. La comida fue exquisita: de primero una crema de calabaza y de segundo un bufet con comidas varias, todas las que probamos estaban muy ricas y muy bien cocinadas. Sorprende que lo hagan allí mismo, en la nada, y esté todo riquísimo. Fue una cena muy agradable, con gente de otros países y poder compartir experiencias. Luego ya nos dirigimos al fields of the light que fue muy bonito; lástima que las fotos no lo reflejen. Hay que verlo para experimentar esa sensación y luego alejarte y ver todas las lucecitas.
d) Olgas y sunrise: Esta excursión estuvo muy bien porque estaba organizada con un pequeño grupo. la guía fue muy atenta y agradable y nos preparó un desayuno en un área de servicio que estuvo bien, después de ver el sunrise, que fue otra vez, espectacular. Lástima que haya tanta gente en los miradores, pero ya se sabe…

 

 

PORT DOUGLAS

Encontramos la carretera sin problema, pero como anochece tan pronto (A las 18:30h, en esa época) hay que estar atentos al cruce del T Beach porque, como todo en Australia, no se avisa con antelación, te encuentras el cartel en el punto del cruce y andando… que ellos ya saben por dónde es.

Cuando llegamos al T Beach, nos dimos cuenta de que el sueño no había acabado y seguía. Con lo cansados que llegamos, que nos aparcaran el coche y nos llevaran el equipaje a la habitación, nos recibieran tan bien, que ya nos esperaban y nos sentaran en el bar con aquellos sofás y nos trajeran una piña colada fresquita… es indescriptible. El calor ya era pegajoso, pero aquello era divino.
La habitación era genial y con unas vistas súper bonitas, así que recomendable al 100%.
Lo mejor de todo, las vistas que teníamos mientras desayunábamos en el restaurante del hotel. No queríamos que se acabara, la verdad.
La calidad del desayuno y de alguna cena que hicimos allí, muy bien.

Visitamos Daintree, Cape Tribulation, Port Douglas, Mossman Gorge… y nos permitimos un lujo que fue coger un vuelo para ver la barrera del coral, desde Port Douglas. Hay que reservarlo con tiempo, porque casi nos quedamos sin plaza, pero nos dieron, al final, en un vuelo de 45 min, pagando lo mismo. La experiencia fue inigualable, vimos tiburones, rayas y la diversidad de colores que hay que verlo para poderse hacer una idea de lo espectacular que es todo.

La atención recibida por los trabajadores del T fue muy buena, muy atentos, se preocuparon mucho por aconsejarnos, especialmente una recepcionista que se llama Rose. Tuvieron un detalle de una botella de cava con nosotros, se agradece.
También vimos Wallabees y le pudimos dar de comer a uno. Se ve que viven en la finca y de vez en cuando aparecen por la recepción, llegamos un día en ese preciso momento.
También visitamos Kuranda, precioso, sobre todo la subida en tren y el descenso en teleférico, a pesar del vértigo, claro…

Estuvo bien la noche en Cairns, ya que así podíamos ir directamente al aeropuerto. Si hubiéramos estado en T Beach hubiéramos tenido que madrugar en exceso. Cairns como ciudad o pueblo, poco que ver; pero bien por el hecho de estar cerca del aeropuerto. En el hotel nos invitaron a una botella de cava en el bar, que disfrutamos muchísimo. Entablamos conversación con el camarero, de origen filipino y con antecedentes españoles, curioso la verdad.
Cuidado con poner “Hilton” en el Google Maps porque acabas yendo a otro hotel, de rango superior, que no es el de “by Hilton”; anécdota aparte, el hotel estaba bien, correcto.

HAMILTON ISLAND

Llegada al limbo o al paraíso, o algo que se le aproxima.
LLegamos a las 4 de la tarde, a causa del cambio en el vuelo de Cairns a Hamilton island porque un avión se le s había estropeado.
Pero cuando llegamos, nos encantó cómo nos recibieron, esperándonos a la entrada de la terminal con un cartelito con nuestros nombres, nos dieron unas toallitas húmedas y nos llevaron al hotel. Se encargaron de recoger el equipaje, estábamos impactados; pero todo acababa de empezar.
A la entrada del hall, nos esperaron con una copa de bienvenida y a continuación nos sentamos en aquellos sofás con vistas al mar, que son inigualables.

La habitación fue espectacular, en cuanto a amplitud, comodidades, prestaciones, bebidas, café nespresso y el baño parecía un palacio. Los productos higiénicos eran buenísimos, ya que estaban hechos con productos autóctonos y naturales.

La piscina, un 10. Nos pasamos unas cuántas horas gozando de ella y nos iban trayendo bebidas o helados, que se agradece.

Volvimos fascinados de nuestra estancia en el Qualia.

Lo peor de todo del viaje, que se acabó y había que volver a la realidad.

 

VUELOS:

Las compañías Quantas y Emirates muy bien.
Tuvimos 2 incidentes:
a) Perdimos la conexión Dubai-Adelaide, ya que solo teníamos 1:30h y salió de Bcn 1:30 tarde, al llegar nos recolocaron en el vuelo siguiente y dormimos en Dubai, en el hotel de Emirates.
b) El vuelo de Cairns a Hamilton Island lo anularon de las 8 de la mañana y lo pasaron a las 14h del mismo día. Lo hicimos en un avión más grande del que estaba previsto, hecho que hizo que el vuelo durara menos, que se agradece después de haber pasado toda la mañana en el aeropuerto, porque tampoco nos compensaba volver a Cairns.

Muchas gracias por toda la organización!!!

Un abrazo.
Jose y Xavi

20/03/16 – 10/04/16





18 de febrero de 2016

Hola Lourdes, por maldivas todo genial, casi desconectados del mundo.

Hotel THE RESIDENCE excelente,staff pendiente de todo y disfrutando de la isla. Hoy snorckling con tiburones , tortugas …fantástico!!

Un fuerte abrazo y recuerdos para todo el magnífico equipo!

Jose Maria y Ana





5 de diciembre de 2014

Hola Christian,

Primer de tot, moltes gràcies per la organització del viatge, realment ha estat el millor viatge de la nostra vida!
Tot va anar perfecte i l’hotel de les Maldives el recomanaria 100×100.

Et passo algunes fotos del viatge per si et poden servir.

Salutacions,

Noemi i Toni

 





14 de noviembre de 2014

Hola Xavi,

Somos Gema, Sergio y Elena.

Sólo os queremos agradecer vuestra atención y la labor realizada para hacer de nuestras vacaciones, en el Este de Canadá, uno de los mejores veranos.
Un viaje perfectamente organizado, muy bien asesorado y con magníficos hoteles. Nuestra hija Elena alucinó con el avistamiento de ballenas.
Nuestro agradecimiento por siempre, ¡¡unas vacaciones inolvidables para toda la familia!!.

Un fuerte abrazo

Sergio.=





27 de octubre de 2014

Buenas noches Marc,

En primer lugar, disculparme por contestarte con una semana de retraso.
Un tema personal nos ha tenido toda la semana OFF. Qué duro es volver a la realidad.

En líneas generales, comentarte que la valoración del viaje es que mejor, imposible. Genial.
Todo lo importante ha salido bien. Una experiencia única.
Respecto a vuestra organización, todo estupendo (muy bien organizado). 2 detalles mejorables para el próximo viaje: conexió MAD en los vuelos se hace muy pesado y el hotel de Cape Town, aunque muy bien ubicado, era muy muy ruidoso.

Detallo todos los puntos del viaje (buenos y malos):

Vuelos: aunque viajar a África no cansa tanto como volar a China (exp. propia), el tema de las conexiones nos ha cansado un poco. Hubiera estado mejor un BIO-Londres directo. Por cierto, en Londres están obsesionados con la seguridad. Es excesivo.

Sudáfrica:
1. Lugar: ideal (un sueño).
2. Hotel: ubicación perfecta, pero muy muy ruidoso. No pudimos dormir en toda la semana porque había fiesta hasta las 04:00 am todos los días. Igual si nos hubieran dado 1 habitación a otro lado… pero no hubo forma 🙁
3. Guía local: estupenda (Pamela). Mereció la pena.
4. Organización del viaje: perfecta (la clavaste. Mejor, imposible)
5. Experiencia tiburón: si no fuera porque vomité 4 veces y el agua estaba congelada… perfecta. Cumplimos 1 sueño. 🙂
Experiencia ballenas: tan bueno como tiburón blanco, o mejor… habiendo tomado 2 pastillas anti-mareo.
Resto: si tuviera dinero, me compraba una casa.

Tanzania:
1. Lugar: increible
2. Hoteles: demasiado lujo para nosotros. Nos creíamos reyes.
Lo único malo de Tanzania es el tema de las propinas, que acaba volviéndote exclavo de llevar dinero suelto.
3. Guía local: el mejor de todo Tanzania, de verdad. Muy muy experimentado (Ernesto).
4. Organización del viaje: perfecta (el safari privado fue una gran idea).
5. Experiencia general: genial. Sólo nos faltó ver cazar a los leones, aunque estuvieron muy cerca.

Zanzibar:
1. Lugar: playas bonitas, pero nos esperábamos más.  Las infraestructuras están muy muy subdesarrolladas.
2. Hotel: ubicación ideal, ambiente genial. Por criticar algo, la comida: bien, pero deben mejorar.
3. Guía local: no aplica.
4. Organización del viaje: por vuestra parte, perfecta. Puro relax. Se agradecen las sorpresas en los hoteles, etc.
5. Experiencia buceo: irrepetible (7 inmersiones).
Blue safari: genial (es una pena que esta isla no tenga un plan de desarrollo turístico. Tiene mucho potencial).

Resumen: viaje perfecto, sin sorpresas ni sobresaltos de importancia.
Tuvimos 1 accidente, sobornamos a la policía, casi vuelca 1 coche, nos atacaron las moscas che-che, etc.
Lo de todos los días en Tanzania: Akuna Matata.

Muchas gracias por todo ello.

1 abrazo.

Arkaitz





22 de octubre de 2014

Hace poco más de dos semanas que hemos vuelto de este mágico viaje y todavía no hemos encontrado (o no existe aún), un adjetivo capaz de describirlo.
Todo y que no era un viaje de luna de miel, viendo la organización, la eficacia, la profesionalidad y la cercanía que sentimos con Xavi desde el primer momento, no dudamos ni por un momento en volver a repetir con vosotros.

Dicho esto, recién llegados al aeropuerto de Papeete y con nuestros collares de flores de bienvenida, nos dirigimos a nuestro primer destino: Moorea.

Estuvimos 4 días en el hotel “Sofitel Moorea Ia Ora Beach Resort” (espectacular), pudimos disfrutar de un bungalow garden, muy cerquita de la extraordinaria playa de arena blanca cuya laguna nos pareció de lo más viva, y con un contraste de azules inimaginable. De hecho, cada vez que vemos las fotos no han logrado captar ni un tercio de su belleza.
Una de las excursiones fue el Safari Tour 4×4 (muy provechosa), donde hicimos una ruta a ver la Bahía de Cook, la Bahía de Opunohu y subimos al mirador Belvedere. És una forma de conocer la isla y nos parece indispensable ver la isla desde arriba.
Al día siguiente embarcábamos en una excursión para avistamiento de ballenas, tiburones y rayas. Pusimos rumbo a mar abierto y mientras Nico (el capitán del barco) nos aseguraba haber visto el lomo de una de ellas, nos animó a ponernos las artimañas de Snorkel para tirarnos a mar abierto. Después de nadar a pocos metros logramos ver que se acercaba lentamente una de ellas. Nos quedamos asombrados observando la belleza de aquellos movimientos. Sin lugar a dudas, ha sido una de las mejores experiencias de nuestra vida. Y finalmente paramos a tomar el baño con tiburones y rayas.

Nuestro segundo destino fue Huahine.

Huahine es diferente, como bien Xavi nos avanzó és una isla virgen y de lo más singular. Nos alojamos en el Hotel “Maitai Lapita” (gran acierto), muy bonito y el restaurante del hotel espectacular.
Hicimos un tour en canoa de lo más completo (recomendado por Xavi), donde pudimos conocer la cultura tahitiana más de cerca. Es una de las islas con mayor facilidad para mezclarse con el pueblo y tiene un encanto diferente.

Después de dos días en Huahine viajamos a Bora Bora, “la perla de la Polinesia”, un nombre que se ha ganado a pulso.
Nos hospedamos en un overwater del Hotel “Le Meridien” por 3 noches. Era la parte con expectativas más altas y donde más ganas teníamos de llegar, y aun así, todavía nos sorprendió. El poder ver los peces y las rayas pasando por debajo de nuestro bungalow no tiene precio!
Xavi nos recomendó una excursión con una empresa local, y de nuevo otro grandísimo acierto. La excursión basada en el mar, jardines de coral y todo tipo de animal marino. De hecho, nos gustó tanto que al día siguiente volvimos a repetir con ellos, pero esta vez para nadar con tiburones en mar abierto. Junto con la experiencia de la ballena, hay que vivirlo para sentirlo.
Uno de los placeres a disfrutar en el hotel era la vista del atardecer en nuestro overwater. Sin duda de lo más romántico por la energía que transmite la isla.

Y finalmente nos dirigimos a nuestro cuarto destino, Tahití. Pudimos alquilar un coche (junto a otra pareja catalana que conocimos en Bora Bora, David y Marta, que casualmente también le organizabais vosotros el viaje) e hicimos un recorrido durante todo el día. Llegamos a Teahupo’o, donde pudimos apreciar de cerca unas olas brutales, lugar perfecto para los amantes del surf.

Despidiendo la Polinesia ahora tocaba pasar dos días en Los Ángeles, una visita fugaz y para descansar antes de volver a Barcelona. Alquilamos un coche y bien temprano empezábamos la ruta planeada. Ver Hollywood, un recorrido por Beverly Hills viendo las casas de los famosos que más nos interesaba, de compras en un centro comercial y finalmente por la tarde visitamos Santa Mónica para ver el atardecer.
Una vez más (y las que hagan falta), millones de gracias por todo. Hemos vuelto encantados del viaje, de verdad. Y como  comentábamos al principio, no dudéis que repetiremos con vosotros!!!

GRACIAS Y HASTA PRONTO!!
Raúl & Nora





3 de octubre de 2014

Buenas tardes Xavi,

Aunque hemos tardado en enviarte este correo, te explicamos en un pequeño resumen como fue nuestro viaje de novios en la Polinesia.

Aunque antes de todo, queremos agradecerte todo tu trabajo y dedicación en hacer que nuestro viaje fuese tal y como nosotros deseábamos. Gracias por la agilidad y rapidez en tus respuestas, tus recomendaciones y por resolver todas las dudas e indecisiones que nos iban surgiendo.

Debemos decirte que encontramos tu agencia por casualidad, buscando en Internet y viendo que además de ser especialistas en el destino que buscábamos, teníais muy buenos comentarios en diferentes foros, por lo que probamos en escribirte un mail y como siempre rápidamente nos atendiste, no sólo por correo sino que nos llamaste para avanzarnos un poquito por teléfono antes de reunirnos en tu oficina. Una vez fuimos, ya teníamos claro que contaríamos contigo por la confianza que nos diste des de un primer momento.

Ahora si que sí, allá va un poquito de ese inolvidable viaje:

Salimos de Barcelona hacia París y de allí a Los Ángeles, haciendo una parada breve y con destino a Papeete. Aunque eran muchas horas de avión, la verdad que podemos decir que no fueron pesadas, ya que como es lógico, íbamos muy ilusionados y con ganas de llegar. La companía era Air Tahití Nui, genial.
Nada más llegar a Papeete, nos recibieron con un baile tradicional y un collar de flores, así como también un regalito de bienvenida que no desvelaremos…. 😉 Nos trasladaron al Ferry para ir a nuestro primer destino MOOREA. En la espera para coger el ferry pudimos ir al mercado de Papeete. Es bonito, la gente es muy amable y además allí las cosas están más baratas.

Llegamos a MOOREA y nos llevaron a nuestro hotel «Sofitel Moorea Ia Ora Beach Resort», ESPECTACULAR, sin palabras para definir lo que sentimos nada más llegar. Estábamos entusiasmados, un paisaje increíble y unas instalaciones preciosas. Nuestra sorpresa fue ver como nos llevaban a un Overwater, cuando nosotros teníamos contratado un Bungalow de Jardín (No había habitaciones de estas últimas disponibles, y por este motivo nos alojaban en una habitación superior!).

Fueron 4 días de relax, haciendo snorkel (alucinante) y disfrutando del hotel y su magnífica playa. También aprovechamos para hacer la excursión de 4×4 por la isla (que Xavi nos recomendó) y aunque nos llovió durante ésta (único día que nos llovió en toda la estancia en la Polinesia), nos lo pasamos genial, vimos rincones de la isla, probamos bebidas de allí y descubrimos la historia de Moorea gracias al conductor que fue muy simpático y divertido.
Llegó el último día y aunque hay que decir que nos hubiésemos quedado unos días más, nos fuimos contentos de pensar en nuestro próximo destino: TAHAA.

Para ir a esta isla, debíamos coger un avión que nos llevaría al aeropuerto de Raiatea (primero hicimos parada en Bora Bora para dejar a los pasajeros que iban allí, por lo que ya pudimos apreciar lo que nos esperaría en nuestros últimos días en el paraíso) y de allí una barca hacia Tahaa. Éste último trayecto fue impresionante, no teníamos ni idea que para ir a nuestro hotel «Fare Pea Iti» estaríamos  40 min. navegando los 2 solos con el capitán, con un paisaje inimaginable y decir que el hombre se «enrolló» muchísimo ya que nos enseñó rayas y tiburones, nos acercó a motus y hizo que fuese emocionante.
Atracamos en nuestro hotel y aunque nuestra primera impresión no fue del todo buena (ya que la playa era impracticable y algún que otro aspecto más), todo esto cambió al día siguiente. Brigitte, la dueña, nos aconsejó en todo momento que podíamos hacer allí, nos explicó con detalle como explorar la isla y nos sirvió unos desayunos bueniiiiísimos!.
De Tahaa resaltar la excursión que hicimos para explorar las rayas, el jardín de coral y un motu. Esta excursión nos la hizo el capitán del barco que también nos había llevado al hotel, a solas con otra pareja, fue muy divertida y aunque tuve un percance con un mordisco en el dedo de la mano por una raya, todo mereció la pena.
Una de las experiencias más bonitas que nos llevamos de este viaje ha sido esa excursión y en particular el jardín de coral, nada es comparable a esto.
Fuimos un día en bici al pueblo y su supermercado, estuvimos por las noches en las fiestas de allí donde hacían competiciones del baile tradicional polinesio, también alquilamos un coche y recorrimos la isla, pasando por la granja de perlas y el cultivo de vainilla.
En definitiva 4 días en una isla donde poder conocer bien la cultura polinesia y volver a resaltar la amabilidad de la gente.

Por último y no por ello menos importante, nuestros últimos días en la Polinesia fueron como no en BORA BORA. Aquí de nuevo nos estaban esperando en el aeropuerto y nos llevaron en barco a nuestro hotel «Le Meridien Bora Bora«. El recibimiento de lujo (que menos, siendo un hotel de estas características) y la habitación… que decir de ella! Aquí si que debo poner en mayúsculas IMPRESIONANTE. No la habíamos mirado con detalle por web antes de ir, ya que queríamos tener la sensación de sorpresa en cada hotel, pero esto fue más que sorpresa. Un overwater con un cristal en el suelo de la habitación (que según nos dijeron era el mayor de toda Bora Bora) que podías ver el agua cristalina, una cama y una decoración muy moderna y con vistas al monte Otemanu.
Las instalaciones del hotel, muy muy bonitas, pero lo que más, la PLAYA.

La mejor playa de bora bora y con unas vistas increíbles. Pudimos hacer paddle surf, coger una canoa, visitar la reserva natural del propio hotel de tortugas marinas, disfrutar del atardecer y ir a la isla principal de Bora Bora, donde alquilamos una moto para recorrerla, tomar algo en Bloody Mary’s y comer en el restaurante St. James (que nos recomendó Xavi) y la verdad que fue un acierto.
También hicimos una excursión que habíamos ya reservado desde Barcelona, que Xavi nos dijo que disfrutaríamos mucho y así fue. Con Cristophe nos bañamos con mantas raya (de más de 4 metros de ancho), fuimos a ver si avistábamos ballenas (no hubo suerte) y hicimos snorkel en 2 jardines de coral, y aunque no superaron lo que experimentamos en Tahaa, Cristophe nos explicó con todo detalle cada pez que veíamos. Agradecerle la atención que tuvo en especial conmigo y la herida de mi pobre dedo.

Fueron 5 días en BORA BORA exprimidos al máximo y de los que además nos llevamos una amistad con otra pareja con la que pasamos unos días geniales.

Decir que para nosotros, MOOREA fue una isla donde disfrutamos más el snorkel, incluso en el mismo overwater y en la playa, con una atención y servicio en el hotel como ninguna otra, más que perfecta.
Que TAHAA fue donde pudimos conocer más la cultura Polinesia, adentrarnos en la isla y con la excursión más bonita de toda nuestra estancia (sobre todo por el jardín de coral).
Y de BORA BORA, un hotel de lujo, donde el relax es lo primordial, la mejor playa paradisíaca de las 3 islas y la mejor experiencia nadando con las mantas raya.
Por cierto! El recibimiento en cada hotel y la despedida era obsequiada con un bonito detalle y como no decir, que el regalo que tuvimos en Papette cuando acabó nuestro viaje fue inesperado, pero precioso.

Y para terminar nuestro viaje y que no se hiciese tan tan largo, hicimos una noche en Los Ángeles, que aunque en un principio no lo teníamos muy claro, seguimos lo que nos recomendaste y para nada nos arrepentimos. Visitamos los sitios más turísticos, como Hollywood y Santa Mónica, y compramos muchas cosas.
Después de todo esto, volver a decirte GRACIAS de nuevo por habernos ayudado a hacer que este viaje haya sido tal y como lo hemos relatado. Te adjuntamos una foto de cada isla.
Contaremos contigo para nuestros próximos destinos, dalo por hecho.

David y Alba

 

 





12 de agosto de 2014

Hola Christian,
El viatge va anar molt bé. Els vols tant amb KLM com amb korean air, molt bé i els transfers van arribar tots a hora.

Japó ens va encantar, el menjar, la gent, els paisatges, hi tornaríem demà. Lo del JR pass, una meravella.

Miyajima ens va agradar molt, sobretot a partir de les 4 de la tarda i a primera hora del matí que no hi ha ningú a part dels cérvols. El Ryokan també ens va agradar molt. l’home que el porta és encantador, i tant el sopar com l’esmorzar japonesos eren excel•lents.

Kyoto també ens va agradar moltíssim, vam tenir temps de visitar molts temples i barris, però realment té molt per veure, t’hi pots estar un mes i no t’avorreixes.

L’hotel molt bé, el servei molt amable i molt bona localització. I Tokyo ens va agradar moltíssim, l’hotel també estava molt ben col•locat i pel preu estava molt bé. En quant a restaurants, vam tirar molt de tryp advisor.

El Carles ja te’n donarà detalls però hem menjat de meravella! I Bali és maquíssim, és una pena que no poguéssim estar-hi més dies.

Vam anar un dia a Ubud, a veure les terrasses d’arròs, el mercat i alguns temples i els altres dies vam estar a Seminyak i vam anar a les platges del sud de l’illa que són precioses. L’hotel una passada! A més el menjar, les excursions i els tractaments de l’spa estaven molt bé de preu!

El menjar era boníssim i l’esmorzar super abundant i estava molt bo, molt millor que el buffet.

Moltes gràcies per tot!
Eli i Carles





30 de junio de 2014

Eugenio nos envia esta foto de recuerdo de su viaje a Mexico de hace unos dias. Un circuito organizado a medida para él y un grupo de amigos. Aunque no por escrito si via teléfono nos ha comentado que todo ha salido perfecto y que han disfrutado muchísimo. El guia excepcional , todo lo visitado muy interesante y la comida muy buena.

Te envio foto de grupo.
Empezando por la izquierda de pie: Ricardo, Rafael, Marisol, Eugenio, Goicoechea, Sentados por la izqui
Conchi , Mireya,Charo, Mª Teresa, Santos, Conchi, Elda,Miguel , Elvira.Hotel de Mexico DF.
Un saludo Eugenio

 





 
 

Xavi Fernández Viatges S.L. - B63494546 - Licencia de Agencia de Viajes mayorista y minorista. GCMD-178 IATA 782838-1
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona,Tomo 36556, Folio 200, Hoja 293597, Inscripción 1a