BLOG XFV

Entradas con la etiqueta ‘COMENTARIO CLIENTES XAVI FERNANDEZ VIAJES’

12 de febrero de 2018

Hola Christian!

Somos Lambert y Mireia, te escribimos ya desde Barcelona. Justo llegamos el martes y no queríamos dejar pasar la oportunidad de escribirte unas líneas para agradecerte tu trabajo y atenciones durante este tiempo.

¡Nuestro viaje ha sido espectacular! ¡Nos ha encantado todo! Como ya te comentamos, somos los dos muy viajeros y nunca habíamos utilizado una agencia de viajes porque no estábamos seguros de que la misma fuera útil. ¡Después de que nos hayas organizado nuestra Luna de Miel, tenemos que reconocer que estamos encantados con el dinero pagado a XAVI FERNÁNDEZ VIAJES!

Japón fue increíble, los hoteles que elegiste no podían haber estado mejor. Tanto la ubicación de los mismos, como las habitaciones, el servicio del personal y por supuesto, ¡buenos desayunos (como te dijimos que nos gustaba) :)!

Polinesia fue genial, la recomendación de ir a la isla de Huahine creemos que fue súper acertada! Allí conocimos a parejas que antes habían estado en MOOREA

y por lo que leímos y nos contaron, ¡Huahine era muy diferente tanto a Moorea como a Bora Bora y valía la pena visitarla! Del hotel de BORA BORA… ¡Qué te vamos a decir! ¡Espectacular! La comida del hotel era buenísima (aunque carísima) y todo fue perfecto durante nuestra estancia allí. Finalmente hicimos una excursión con otra pareja (éramos 4 en el barco) de avistamiento de tiburones, rayas y el arrecife de coral con el hotel que incluía comida y la recomendamos muchísimo. El guía fue increíble, nos bañamos con tiburones a nuestro lado y vimos rayas y mantas rayas al ladito nuestro y arrecifes de coral preciosos. Después comimos de maravilla y lo pasamos fenomenal, lo recomendamos 100%!

En cuanto a NEW ZEALAND, ¡todo genial también! Aunque reconocemos que fue una locura hacer una parada en AUCKLAND, ¡mereció la pena! Tenemos que volver para conocer más Nueva Zelanda porque nos encantó, pero, pasado el jet lag, ¡valió la pena!

En definitiva, queremos agradecerte tu esfuerzo y trabajo ya que todo fue fenomenal y, además, tu seguimiento y disponibilidad en todo momento nos hacía sentir muy a gusto y «protegidos» de alguna manera durante nuestro viaje.

¡Mil gracias por todo!

¡Esperamos seguir en contacto!

¡Un abrazo enorme!

Lambert y Mireia
PS: Estamos a la espera de tus propuestas para lo que comentamos de verano 🙂

 





19 de septiembre de 2017

¡Este segundo viaje a Polinesia, tal como preveía, alucinante!
Esta vez tres semanas visitando las islas de la sociedad, junto con una pequeña incursión a las Tuamotus.
Sabiendo ya lo que me esperaba por ser mi segundo viaje allí, debo reconocer que me ha dejado de nuevo sin aliento. Para Yoli, era su primera visita. Hemos buscado unirnos en todo este ambiente, sin dudar en entrar en contacto con su gente, que de verdad hay que conocerla.

Inicialmente uno llega de Europa a la defensiva, hasta que acepta que se equivoca. En realidad, aquí es un lugar donde casi no existe la maldad. Polinesios con una naturalidad y simplicidad, de la que hemos perdido la costumbre en Europa.
Nativos y otros habitantes de aquí son auténticos, gente de verdad increíble. Me hace sentir que en occidente estamos a veces de alguna manera enfermos sin darnos cuenta, con todos nuestros sentimientos de posesión, de aparentar, de celos, envidia, comparaciones, estrés… En Polinesia son tan distintos a todo lo europeo… estoy sin palabras.

Hay que vivirlo dejando de lado lo que creías que te hace fuerte; Ese muro que solemos tener con los demás.
También es sorprendente lo sano que está todo, vamos todo el rato con los sentidos a flor de piel. Todo tiene color intenso y variado, la naturaleza, los peces, las frutas… ya no me acordaba del olor y ese sabor de muchas frutas. Disfrutamos de la música local, que intensifica tus sentimientos… En todo existe intensidad. No se ve ningún niño llorando, aquí son felices sin más, descalzos y sin necesidad de móvil, tablets etc… Todo sorprende y te hace analizar y reflexionar…
En fin, Hemos quedado fascinados con esa experiencia, ese viaje de lo más recomendable.

Amo la Polinesia, esa falta de estrés, su cultura viva con tradiciones y leyendas, la música, bailes y flores omnipresentes, su gente de gran autenticidad y siempre con el corazón en la mano.
Sin duda volveremos.





7 de junio de 2017

El passat mes d’Abril en Josep va complir 40 anys i ho vam volem celebrar d’una forma ben especial. Vam viatjar a la Polinèsia Francesa! Ens vam posar en contacte amb en Xavi i des de el primer moment ens vam sentir molt ben atesos.

Ens va orientar i atendre totes les vegades que vam necessitar i que un viatge d’aquestes característiques requeria.

Ja des de el primer moment, en Xavi, gran coneixedor d’ aquestes illes, ens va recomanar no fer el circuit d’illes típic i poder (si la butxaca ens ho permetia…) fer una ruta més personal, però sobretot més interessant. Ben ràpid ens va atrapar la idea de poder visitar no un, sinó dos, arxipèlags! Per poder veure els contrasts que hi ha entre ells.

En Xavi es va encarregar de tot. Ens va buscar uns hotels xulíssims i la millor combinació de vols, per tal d’encaixar-los en els dies que nosaltres li havíem proposat. S’ha de dir, però, que tot i que totes les coses van sortir tal i com ell ens va avançar, es va quedar curt amb els adjectius sobre aquestes illes. Hem vist el veritable Paradís Terrenal! I la tornada a la feina ha estat més dura que mai…

 

Després de més de 36 hores i 4 canvis d’avions, vam arribar a la primera illa, Huahine, que pertany a l’arxipèlag de Societat. No tenim paraules per descriure el que allà vam veure.

Els paisatges interiors de l’illa, la vegetació, els colors, l’aigua!… Vam fer una excursió en quad i una altra d’organitzada amb barca, amb les que vam poder gaudir-ne al màxim.

Vam banyar-nos en unes aigües tan transparents que, quan vam veure els primers taurons, feia molt de respecte posar-s’hi! I és que veure com alimenten un munt de taurons des de darrera d’una simple corda, impressiona molt, però és una experiència que s’ha de viure!

D’allà vam saltar cap a Taha’a (els de l’hotel ens van venir a buscar en barca a l’aeroport! Ens vam sentir com a veritables Prínceps!), on vam poder dedicar-nos a prendre el sol en un motu (illeta davant de l’illa principal) paradisíac, propietat de l’hotel on ens allotjàvem. Estàvem sols i vam poder nedar entre coralls i peixos de tots els colors imaginables.

Perquè allà, els peixos són de tots colors, taronges, grocs, blaus, verds… Sort que portàvem unes bones màscares per fer snorkeling i un munt de crema solar! Taha’a és coneguda com l’illa de la vainilla, excursió d’obligat compliment, juntament amb les granges de perles.

Tres dies més tard, i amb un bronzejat espectacular al damunt, vam arribar a Bora-Bora. Tal i com ja ens havia anticipat en Xavi, vam posar-nos a la banda esquerra de l’avió per tenir les millors vistes possibles en el moment d’aterrar. I vam poder veure les aigües més cristal·lines i de color més espectacular que poden existir.

Podríem dir que a Bora-Bora es confonen els blaus del mar i del cel. Altre cop vam visitar, tant l’interior (molt ric amb història ja que allà és on va anar a parar l’exèrcit americà després de l’atac de Pearl Harbor) com les seves aigües, on vam veure un munt de taurons, ralles i milers de peixos altre cop! El nostre bungalow, situat just davant del mont Otemanu, ens permetia tenir unes vistes espectaculars dels característics arcs de Sant Martí dobles que es formen després de les tant conegudes tempestes tropicals (sí, aquelles que duren 10 minuts i després, com si no hagués passat res…).
Última parada: Rangiroa. Pertany a l’arxipèlag de les Tuamotu, i a diferència del que havíem vist fins aleshores, aquí no trobem muntanyes ni grans extensions de terra, més aviat tot el contrari, estretes llengües de sorra amb palmeres que creixen a ran de mar! Vam poder visitar una platja de sorra rosa (per l’efecte de l’erosió del corall) i vam tenir la sort de veure dofins en el famós pas de Tiputa.

Rangiroa és un dels atolons més grans del món, on pràcticament no plou mai, i a nosaltres ens va pillar una tempesta que va fer que la visita fos memorable.

Després de 14 dies i un total de 12 avions, vam arribar a casa, amb un jet-lag que ens va durar dies però gravades en les nostres retines, algunes de les imatges més boniques que hem vist mai.

Gràcies Xavi per la teva ajuda i assessorament. Repetirem amb vosaltres amb tota seguretat.

Josep & Paula

 





17 de mayo de 2017

Buenas tardes Marc,

Primero de todo queremos darte las gracias por el viaje que nos ha organizado. Has cumplido con creces todas nuestras expectativas e ilusiones. Pensábamos que no iba ser posible poder visitar los 4 países que teníamos pensado en tres semanas, por la distancia entre ellos y la dificultad de poder conectar todos los vuelos. A continuación te hacemos un pequeño resumen de lo vivido en cada país.

Safari en Tanzania

La verdad es que nos ha sorprendido para bien, la diversidad de animales salvajes y paisajes de los que hemos podido disfrutar ha sido una experiencia que no se nos olvidará jamás. A parte de esto queremos destacar la organización de todo ello por vuestro receptivo.

Desde el momento que nos recogieron en el aeropuerto la atención y el trato recibido fue maravilloso. El guía Kim hablaba muy bien castellano y siempre dispuesto a explicarnos la forma de vida de cada animal que veíamos y de los masais que vivían en la zona.

Además, viajaba con varios libros de los animales de África para comparar las diferencias de cada uno de ellos según la zona en la que se encuentran. Tuvimos la suerte de viajar durante toda la semana los dos solos con el guía y nos hemos entendido y adaptado a la perfección. Los servicios y ubicación de los hoteles, tanto como el del lago Manyara, y la cadena de Sopa Lodge del Serengueti y del cráter del Ncorongoro han sido increíbles, y sobre todo con unas vistas espectaculares.

Ciudad del Cabo

Los cuatro días en Ciudad del Cabo fueron muy intensos. Llegamos con la idea de hacer un montón de actividades y teníamos muy pocos días. Al llegar al aeropuerto nos estaba esperando un chico muy majo de vuestro corresponsal. De camino al hotel nos hizo una muy buena introducción de la ciudad y las opciones de diferentes actividades que teníamos para hacer.

En el hotel Commodore nos esperaban con una botella de champan para celebrar la luna de miel. Aprovechamos la tranquilidad y la seguridad de la zona en la que se encontraba para pasear y beber unas cervezas a las noches por el puerto. La visita a Ciudad del Cabo principalmente era para cumplir uno de los sueños de Xabi, meterse en una jaula para ver los tiburones blancos. Nada más instalarnos en el hotel, cerramos el tour para el siguiente día y la verdad que no fue una experiencia tan emocionante. No sabemos si fue por la intensidad de lo vivido en Tanzania con los animales o es que realmente se aprovechan de los turistas, pero la verdad fue que solo estuvimos 10 minutos en el agua dentro de la jaula.

 Cataratas Victoria

Nada más aterrizar en el aeropuerto de las Cataratas Victoria, nos esperaba un chico de vuestra agencia , y al igual que en Ciudad del Cabo, aprovechamos el viaje con el chofer para organizar los tres días que íbamos a estar allí.Nos llevó directamente a la agencia para poder reservar los tours. Siendo época de lluvia teníamos claro que para apreciar la inmensidad de agua que llevan en esta época las Cataratas Victoria, la mejor manera de apreciarlas era desde el aire. Los testigos de la boda nos hicieron este regalazo de poder sobrevolar las cataratas en helicóptero.

Fue llegar a la ciudad, hacer la reserva, dejar las maletas en el hotel y directamente ir al helipuerto. Fueron unos 13 minutos súper intensos y realmente una pasada.

Aprovechamos la tarde en la piscina del hotel Safari Lodge Victoria falls disfrutando del atardecer. Enfrente de la piscina había un pozo en el que se iban acercando elefantes a beber agua mientras se iba el sol y podemos decir una vez más que disfrutamos de unas vistas impresionantes y una atención y un trato increíble por parte de los trabajadores del hotel.

Isla Mauricio

Acertaste de pleno con lo que buscábamos en el isla, un hotel con buena comida, piscina y una bonita playa para poder leer un buen libro tomando el sol, y cuando no aguantábamos más el calor de este clima tropical poder tomar un baño y hacer snorkel para disfrutar del colorido de los peces y corales marinos.

Bueno Marc, como has podido leer, no tenemos pegas de nada, el único punto negativo que podemos destacar es todos los vuelos que hemos tenido que coger, pero eso no es cosa tuya, sabíamos desde el primer momento que si queríamos visitar estos cuatro países tenía que ser así.

Te enviamos unas fotos adjuntas para que tengas un recuerdo nuestro y comentarte que hablaremos de ti y de tus compañeros a nuestros amigos y conocidos que nos pregunten por el viaje. Queremos darte las gracias por todo, que sepas que este viaje no lo vamos a olvidar jamás y gracias por ayudarnos a cumplir este sueño y formar parte de él.

Un abrazo enorme.

 

-Erika y Xabi-





12 de enero de 2017

¡Hola Christian!

Disculpa la tardanza en mi respuesta, quería tomarme un poco de tiempo en escribirte como nos fue el viaje y no solo escribirte «todo bien, gracias» 🙂

El viaje todo bien, nos gustó muchísimo. Íbamos con las expectativas muy altas e incluso así, el viaje las superó de sobra. Todo el viaje fue espectacular: cultura, paisajes, comida, monumentos, el onsen, experiencias nuevas…Vimos Geishas en Kyoto e incluso vimos una boda tradicional en un templo en Tokio.

 

No tuvimos ningún problema con los trenes y buses, estaba todo muy bien indicado en inglés. La verdad es que nos fue muy bien lo que dijiste de sacar todos los tickets el primer día que pedimos el Rail Pass.  Disfrutamos mucho el viaje en tren en general, y en particular con el Wide Hida por las montañas, ya empezaban a verse los cambios de colores en los árboles y con esos ventanales tan grandes, las vistas eran preciosas.

 

Lo único que, ahora que ya tengo la experiencia del viaje, si volviera a hacer el mismo recorrido, le quitaría dos días a Tokio tranquilamente (me pareció que con 2-3 días en Tokio es suficiente) y se los pondría a cambio a la zona de las montañas (Tsumago).

 

Desde luego lo mejor del viaje los Ryokanes, la experiencia de entrar a tu habitación, ponerte tu quimono y prepararte un té verde antes de dormir en el futón, no tiene precio de verdad XD. El trato exquisito y muy cercano. Nos gustaron mucho los tres, pero si tuviera que quedarme con uno sería el que nos recomendaste de Miyajima. El baño era todo de madera y se podía oír el río desde la bañera. El trato muy amable y comimos para la cena un pescado con salsa de soja y azúcar, que es lo mejor que hemos probado en mucho tiempo.  

 

Respecto a las dudas que teníamos de si merecía la pena tantas horas de viaje para ir a Tsumago. Pues sí, nos mereció la pena y eso que hicimos los dos recorridos en bus a todo llover. Justo cuando llegamos paró y tenemos unas fotos con niebla levantándose preciosas. El ryokan no es tan lujoso quizás como el de Miyajima (por el baño compartido más que nada) pero a la familia que lo lleva hay que darle un 10 en cuanto a trato al cliente. El propietario, un señor mayor encantador, hablaba en español porque había vivido algunos años en Europa. Fue un puntazo que precisamente en Tsumago me encontrara a alguien que hablase en español.

 

Sí tuvimos un problemilla con el de Takayama  porque al ir a pagar nos dijeron que teníamos que abonar 6400 yenes adicionales porque habíamos escogido habitación de no fumadores. Les dije que no lo íbamos a pagar por el momento y que en todo caso lo aclararíamos con la agencia después, ya que 1o) en teoría teníamos todo pagado, y 2o) no nos preguntaron al llegar si queríamos habitación de fumadores o no fumadores. Si hubiéramos sabido que la habitación de no fumadores suponía un sobre cargo, evidentemente no la habríamos escogido.

 

Y sí, el ultimo día nos asustamos un poco porque no podíamos hacer el checking con Lufthansa. Decía el aviso que o no estaba la reserva bien hecha, o que por horario quizás era muy pronto o que quizás sencillamente no se podía. Para un vuelo tan largo nos pareció muy raro. Empezamos a pensar que estábamos calculando mal el día o la hora (justo la noche de antes se había hecho cambio a horario de invierno en Europa). Finalmente, lo que pasó es que no volábamos directamente con Lufhtansa sino con otra compañía japonesa, también de Star Alliance, y por eso no se podía. Encontramos penoso por parte de Lufhtansa, que con el nivel de informatización que hay hoy en día, no sean capaces de dar un aviso claro de que el checking no se puede hacer por ese motivo, y dejen al usuario pensando durante horas que la reserva a lo mejor no está hecha…

 

Te paso algunas fotos del viaje. Lo dicho, muy contentos con el viaje, nos llevamos un recuerdo para toda la vida y pensamos volver alguna vez.

¡Saludos!

Beatriz





28 de septiembre de 2016
Hace unos días aterrizamos de nuestro viaje de tres semanas por la costa oeste que nos organizó Marc. ¡Ha sido una auténtica pasada!
Aterrizamos en las Vegas, donde alquilamos un coche, y nos alojamos en un hotel con forma de pirámide.
Las Vegas, aparte de sus hoteles con sus casinos, nos sorprendió su calle principal porque parece un cuento de fantasía. Todos sus hoteles son temáticos y cuando paseas es como si cambiaras de cuento.
De allí, nos fuimos a visitar el Gran Cañón y lo volamos en helicóptero.
Es algo increíble, grandioso e indescriptible. Pasamos una noche en la parte este del cañón y al día siguiente fuimos a la parte oeste, donde se encuentra la plataforma y algún mirador.
Volvimos a las Vegas a pasar la noche para dirigirnos al Valle de la Muerte. No teníamos grandes expectativas pero al llegar enseguida cambiamos de opinión. A pesar de su aridez y de su calor sofocante a  50 grados, era un paisaje increíble con montañas de diferentes colores debido a la erosión con el calor. Cargamos el coche de bebida y nos perdimos por sus montañas y miradores.
Al día siguiente, nos dirigimos a San Francisco donde pasamos 4 noches. Ésta ciudad es un claro reflejo de escenas de películas: visitamos el Golden Gate, la calle de los zig-zag (Lombard St.), paseamos por sus calles y sus cuestas, montamos en el Cable Car, visitamos la cárcel de Alcatraz… Y también, pasamos un poco frío ya que la temperatura era de 12 grados.
Pasados esos cuatro días, nos dirigimos hacia la costa de california. Visitamos Monterey, Santa Bárbara y San Diego. Monterey y Santa Bárbara son pueblecitos de costa con mucho encanto, sin embargo, San Diego es una ciudad mucho más grande.
Después, visitamos el parque original de Disney en Anaheim, muy cerca de Los Ángeles. Sacamos entradas para dos días y disfrutamos como niños. Además, coincidió que era el 60 aniversario y hacían cabalgatas y espectáculos extras.

Por último, nos dirigimos a Los Ángeles. Visitamos los pueblos costeros de alrededor como Santa Mónica, donde paseamos por su muelle y pasamos una tarde en la playa recordando su famosa serie de “Los Vigilantes”.También recorrimos Beverly Hills, visitamos Hollywood y fuimos a un mirador para ver Los Ángeles y su famoso cartel.
Ha sido un viaje de tres semanas muy variado y muy entretenido. ¡La verdad que ha sido increíble! Gracias Marc por montarnos, una vez más, un viaje a nuestro a gusto y por tus consejos.
Esperamos poder contratar otro viaje pronto contigo.
Un beso muy grande.
Felix, Hortensia y Míriam




16 de septiembre de 2016
Hola Marc,
Emprendemos ahora regreso a BCN.
Tan solo queríamos agradecer la excelente organización y la acertada selección de recorrido y estancias en el viaje a Kenya y Zanzibar que la agencia nos habéis preparado.
Han sido 12 días extraordinarios que quedarán grabados en nuestra memoria para siempre.
Una abrazada,

Patricia y Santos

Pd: ve preparando el próximo destino!!!




1 de julio de 2016
Hola Alicia
Vamos a intentar resumir un poco todas nuestras experiencias y emociones, que no son pocas.
Para comenzar pedimos un traje a medida y lo obtuvimos con el mejor género.
Llegamos a Australia con grandes expectativas, y todas se quedaron pequeñas comparadas con la realidad.
Nuestro primer destino fue Kangaroo Island, lugar imprescindible para visitar en Australia.
Fauna en estado salvaje en una isla de unos 4.400 Km2 y aproximadamente 4000 habitantes.
De la mano de nuestra guía en español Elsa , descubrimos Leones marinos, focas, koalas, wallabies, canguros, pelicanos , … pero se nos resistió el equidna.
Sin habla nos dejaron las Remarkable rocks.
Paseos por los bosques de eucaliptos, atardeceres en las playas de la isla con un buen té, chocolate y bizcocho.
Tuvimos mucho frio, agua, sol… pero el recuerdo es solo uno, IMPRESIONANTE.
Nos despedimos de la Isla y volamos a Melbourne.
Nos sorprendió que a pesar de la gran población que tiene, es una ciudad tranquila, que te acoge sin estresarte.
Tuvimos la suerte de llegar un miércoles, y así disfrutar del Night Market. En el mismo mercado de la ciudad hacen una fiesta con puestos de diferentes de comida (vietnamita, hindú, española, japonesa, mejicana…), bebida y conciertos en directo. La vuelta al hotel la hicimos a pie y pudimos disfrutar de la ciudad de noche, y las  vistas desde el otro lado del rio Yarra.
Imprescindible las vistas desde el piso 88 y casi 300 metros de altura de la torre Eureka, son espectaculares.
Viajamos hasta Philip Island para ver a los pingüinos azules regresando a la costa con la puesta de sol. Es un espectáculo que debe grabarse en la retina, ya que está prohibido hacer fotos y video para proteger la frágil vista de los pingüinos.
Al día siguiente  hicimos la Great Ocean Road, magnificas vistas del Océano hasta llegar a los 12 apóstoles.
Descubrimos que al comienzo de la Great Ocean Road existe un monumento en homenaje a los soldados de la Primera Guerra Mundial que a su regreso de la guerra, construyeron la carretera. El tiempo no nos quiso acompañar, el viento y la lluvia casi nos impidió bajar del autobús, pero por esa misma razón lo vimos en su estado más agresivo y las fotos quedaron espectaculares.
Sydney.
Quizás por sermás conocida a través de los medios, nos sorprendió menos que Melbourne.
Pudimos disfrutar del espectáculo de luces sobre el teatro de la Opera y la Bahía que se realizaba en esas noches. Toda una fiesta.
Desde el hotel  teníamos una vista privilegiada de la Bahía que nos permitía ver todas las noches los fuegos artificiales.
Hicimos una excursión para ver ballenas, y aunque al final se resistieron un poco conseguimos ver alguna, sorprendiéndonos con algún salto y pasando bastante cerca del barco. Merece la pena, lo pasamos estupendamente.
La mañana que hicimos recorrido por la ciudad también visitamos la famosa playa de Bondi, muy bonita aunque parece más pequeña que cuando se ve en televisión.
Otro día nos dirigimos a ver las Blue Mountains, muchos kilómetros de autobús y muchas horas de excursión que no nos permitió disfrutar mucho de las montañas.  Era una excursión contratada en español para poder apreciarlo todo al máximo. La guía que nos recogió en el hotel no hablaba español y los Ipod facilitados para explicación en castellano hablaba más de Sydney que de las montañas. Teníamos la comida incluida en un restaurante, pero aconsejamos mejor lo que hizo el resto del grupo, que se les proporcionó unos bocadillos y un mapa para hacer una ruta de senderismo por la zona. Ellos sí pudieron disfrutar la excursión.
Ayers Rocks.
Estuvimos dos noches, y nos supo a poco.
La noche que llegamos ya tuvimos el espectáculo de Field of Ligths en las cercanías del Uluru, con cena en el desierto y amenizada con el didgeridoo. La cena buenísima en al que pudimos saborear la rica carne de canguro, y vinos australianos. Sin duda , esto no se puede perder, y de ninguna manera se olvida ese campo de luces de colores a pesar de que nuestra cámara no nos permitió realizar alguna foto.
Al día siguiente, descubrimos el Uluru en todo su esplendor y magnificencia.  El atardecer…, precioso incluso nos permitió fotografiarlo con algo de lluvia y arco iris. No podemos pedir más, ¡si hasta brindamos con otro vino espumoso australiano y pan mojado en aceite y semillas de la zona!
Último día, madrugón! Nos vamos a ver amanecer en el Kata Tjuka . Las Olgas.
De nuevo preciosos cambios de luz, y a pesar que hay muchísima gente, todos respetamos el momento en gran silencio.
Cairns.
Llegamos de noche y marchamos de madrugada. No lo conocemos, eso sí, cenamos estupendamente en un local dónde, para no variar, los australianos hicieron gala de su amabilidad y paciencia con unos españoles que apenas nos hacemos entender en inglés.
Nos recogen  para hacer un crucero de dos noches y tres días de buceo en la barrera de coral.
Magnifica experiencia, y recomendable para todo el que quiera disfrutar el coral de cerca.
Íbamos 32 personas de buceo, más la tripulación. No se puede llevar mucho equipaje porque los camarotes son lo justo para la cama. Hay 8 baños en el buque. Pero se está a gusto, excepto para sentarse a comer que no hay sitio en la mesa parta todos.  Pero desde la cubierta superior se come estupendamente disfrutando las vistas.
Hicimos 11 inmersiones en total, incluidas dos nocturnas. En este crucero las inmersiones fueron muy sencillas, los corales muy bien conservados, mucha y variada fauna (tiburones arrecife, tortugas, morenas, napoleón, ….)
El material proporcionado es de muy buena calidad, los trajes son cortos, pero para los que sean frioleros como nosotros y quieran disfrutar de todas las inmersiones, aunque el agua estaba a 26º, es mejor llevar un traje largo. La comida servida a bordo está muy rica, y abundante.
No olvidéis la Biodramina.
Thala Beach.
¿Qué mejor sitio para eliminar nitrógeno, que hospedarse en plena jungla?
Relax garantizado, playas privadas, empleados del hotel encantadores, buena comida ….
Un día fuimos hasta Port Douglas, pensando que era otra cosa, no merece la pena. Aunque aprovechamos para darnos un baño en su playa con aviso de “Peligro cocodrilos”.
Hicimos una excursión de 11 horas en la que visitamos Rio Daintree, con un pequeño crucero de 30 minutos en el que pudimos ver algún cocodrilo y una pitón diamantina.
Luego nos dirigimos a Mossman Gorge, en el trayecto avisan de que se pueden cruzar casuarius…, y es cierto! Se nos cruzaron varios.
Al llegar  Mossman paseamos un poco por la zona viendo las cascadas y con explicación de un aborigen sobre alguna de sus costumbres. La zona es preciosa y digna de visitar.
Para nuestro gusto demasiado deprisa ya que no pudimos disfrutar del baño en la Garganta de Mossman ni de la tirolina.
En esta excursión teníamos comentarios en español vía GPS, que funcionaron muy bien hasta la comida, pero a partir de ahí,  todo lo de Mossman no hubo ninguna información en español.
En resumen, VIAJE ESPECTACULAR E INOVIDABLE .
La buena organización del viaje nos permitió disfrutar de todo y de cada instante sin preocupaciones.
Cesar y Rosa Maria




30 de noviembre de 2015

Hola Marc, solo unas breves palabras para agradeceros a XFV, y a ti personalmente, la posibilidad que nos habéis brindado de realizar tan fantástico viaje a Kenya, Zanzíbar y Dubai.
Tanto el diseño del viaje como la organización han sido perfectos, y las experiencias que hemos vivido han sido hermosas y extraordinarias.
Mención aparte merece el guía que nos habéis asignado en Kenya, Daniel N’gochi,

profesional de talento y gran persona, que ha conseguido con amabilidad y audacia hacernos superar todas las expectativas depositadas en este viaje. Te adjuntamos algunas fotos.
Hemos disfrutado mucho, y el recuerdo de estos días nos acompañará siempre.
Muchas gracias,
Eduardo B, Elvira Ll y familia”





31 de julio de 2014

Birmania es, sin duda, uno de los destinos mas atractivos para la gente inquieta.

Es retante, por el desconocimiento general (incluido el nuestro) de su cultura. Su desorden, es el mejor orden para los que buscan algo diferente.

Su gente es como esos amigos de la infancia, pura transparencia aunque no sepas nada de ellos. Sus paisajes se convierten en fotos para siempre dentro de tu recuerdo.

Birmania son muchas piezas que componen un viaje para no olvidar jamas.

Maldivas es lo que ya te han dicho mil y una veces pero hasta que no lo vives no te haces una idea de como un trozo del paraíso esta en la tierra…

El tiempo allí no pasa y a la que te das cuenta, entre baño y baño con tortugas, tiburones y mantas, llevas 7 puestas de sol y discutes cual de ellas ha sido mas bonita… Imposible estar de acuerdo, cada día en maldivas es igualmente distinto, e igualmente maravilloso.

Ambos destinos no habrían sido lo que fueron sin la impecable organización de XFV y sus partners locales. A todos ellos, amigos ahora, gracias y hasta muy pronto.





 
 

Xavi Fernández Viatges S.L. - B63494546 - Licencia de Agencia de Viajes mayorista y minorista. GCMD-178 IATA 782838-1
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona,Tomo 36556, Folio 200, Hoja 293597, Inscripción 1a