BLOG XFV
3 de junio de 2016

Hola Alicia!
Lo prometido es deuda, así que aquí va nuestro reporte con alguna fotillo
ADELAIDE:
El hotel (M.R.G) de Adelaide estuvo muy bien, la atención fue muy correcta, sobre todo a la hora de gestionar el cambio que tuvimos que hacer.
Las habitaciones son amplias y las instalaciones nuevas y modernas.
El desayuno era muy completo y la calidad de los productos era buena.

Echamos en falta medio día para poder visitar un poco la ciudad, ni que fuera el centro, porque no nos quedó tiempo.
Encontrar la carretera rumbo a Kangaroo Island no es fácil, aconsejamos pedir orientaciones antes de salir, en el caso de que no se lleve GPS.

KANGAROO ISLAND
La conexión en ferry fue bien y llegamos sin problema.

El hotel A.O en la isla fue correcto, el desayuno un poco pobre, eso sí. El precio de los platos es un tanto excesivo para lo que son, pero tampoco había mucha más opción.

Tuvimos tiempo suficiente de gozar de los diferentes paisajes de Kangaroo y ver animales salvajes en su hábitat. Vimos koalas, canguros, focas y leones marinos. Los paisajes fueron muy bonitos. Estuvimos en cuevas, en los acantilados…

Al final hicimos una noche de estancia y lo encontramos adecuado. Quizás, si hubiéramos pasado 2 noches, nos hubiera sobrado tiempo y hacía un poco de frío, razón por la cual tampoco hubiéramos podido disfrutar de las playas u otras actividades.

 

MELBOURNE
El hotel M T G estaba muy bien ubicado. La ciudad de Melbourne nos encantó y el ambiente cosmopolita también. Comimos exquisitamente todos los días y gozamos de sus amplios parques. Por la noche, el paseo por el río y sus terracitas se llenan de ambiente y es una buena zona para tomarse algo y gozar de las vistas con los edificios tan imponentes que hay.

El desayuno era muy abundante y de buena calidad.

No tuvimos problemas de aparcamiento porque nos coincidió con festivos, pero hay que estudiarse bien las rutas ya que alguna carretera que lleva al centro es de pago que va con teletac y luego nos lo cargaron, obviamente.

GREAT OCEAN ROAD

Es muy bonita y espectacular, lástima de las colas que se generan en fechas de vacaciones. Tardamos bastante para poder completarla, con el inconveniente que se nos hizo de noche y llegamos al hotel de W un poco tarde. No obstante, tuvimos tiempo de poderlo ver todo y quizás si nos hubiéramos alojado en algún pueblo anterior, también hubiera sido una buena opción. Más que nada porque nos quedamos con ganas de acabar de ver Melbourne y después de desayunar ya cogimos rumbo para la city.

SYDNEY

En una palabra: ESPECTACULAR. Nos fascinaron las vistas de la habitación del hotel en el Darling harbour. La ciudad es una pasada, la restauración y la gente; un 10. Quedamos maravillados por todo lo que ofrece la ciudad, la visita al Taronga Zoo no hay que perdérsela, las fotos con la ópera al fondo son espectaculares.
No tuvimos tiempo de poder ir a las playas de Sydney, pero pudimos visitar el resto, de forma completa y tranquila.

El hotel F P by Sheraton era espectacular, lástima que hubiera alguna parte en obras que incordiaba un poco, como tener que esperar bastante para bajar en ascensor y el desayuno estaba en diferentes salas y había que desplazarse bastante para poder coger la comida. No obstante, la calidad del desayuno era excelente.
AYERS ROCK

En Ayers Rock estuvimos muy bien, también. El hotel no era gran cosa, pero era correcto, muy espaciosa y, sobretodo, tenía unas buenas vistas al Uluru. La piscina estaba bien y nos pudimos dar algún bañito. Tuvieron un detalle y nos regalaron una botella de vino blanco.
La restauración mejorable, pero es toda una experiencia poder haber visto y compartido tradiciones de los aborígenes.

Os felicitamos por el acierto en las excursiones:

a) sunset en el Uluru con cena barbeque: Nos fascinaron las vistas, aunque llegamos un tanto justos de tiempo. La cena estuvo muy bien, bien organizada, con variedad y con un ambiente muy distendido. Lo recomendamos, vale la pena porque también conoces a gente de otras partes del mundo y eso siempre es muy enriquecedor.
Una vez finalizada la cena, la guía nos hizo una explicación de las estrellas, constelaciones y planetas que se podían ver. Nos encantó porque jamás habíamos visto tantas estrellas.
b) Sunrise del Uluru: Llegamos también justos, y no pudimos disfrutar demasiado ni de las vistas ni del desayuno que se daba en plan exprés. Por suerte, veríamos la salida del sol al día siguiente, que fue espectacular.c) Fields of the Light: Un 10. Era el primer día que lo hacían y empezaron dándonos una copa de bienvenida con unos canapés (que había cocodrilo, canguro y gambas, creo). Le dan un ambiente muy formalito y está muy bien. También vinieron unos indígenas en esos momentos a representar unos bailes. Las fotos que se podían hacer del Uluru eran chulísimas. A continuación, pasamos al “comedor” en medio del desierto que estaba montado con mucho glamour. La comida fue exquisita: de primero una crema de calabaza y de segundo un bufet con comidas varias, todas las que probamos estaban muy ricas y muy bien cocinadas. Sorprende que lo hagan allí mismo, en la nada, y esté todo riquísimo. Fue una cena muy agradable, con gente de otros países y poder compartir experiencias. Luego ya nos dirigimos al fields of the light que fue muy bonito; lástima que las fotos no lo reflejen. Hay que verlo para experimentar esa sensación y luego alejarte y ver todas las lucecitas.
d) Olgas y sunrise: Esta excursión estuvo muy bien porque estaba organizada con un pequeño grupo. la guía fue muy atenta y agradable y nos preparó un desayuno en un área de servicio que estuvo bien, después de ver el sunrise, que fue otra vez, espectacular. Lástima que haya tanta gente en los miradores, pero ya se sabe…

 

 

PORT DOUGLAS

Encontramos la carretera sin problema, pero como anochece tan pronto (A las 18:30h, en esa época) hay que estar atentos al cruce del T Beach porque, como todo en Australia, no se avisa con antelación, te encuentras el cartel en el punto del cruce y andando… que ellos ya saben por dónde es.

Cuando llegamos al T Beach, nos dimos cuenta de que el sueño no había acabado y seguía. Con lo cansados que llegamos, que nos aparcaran el coche y nos llevaran el equipaje a la habitación, nos recibieran tan bien, que ya nos esperaban y nos sentaran en el bar con aquellos sofás y nos trajeran una piña colada fresquita… es indescriptible. El calor ya era pegajoso, pero aquello era divino.
La habitación era genial y con unas vistas súper bonitas, así que recomendable al 100%.
Lo mejor de todo, las vistas que teníamos mientras desayunábamos en el restaurante del hotel. No queríamos que se acabara, la verdad.
La calidad del desayuno y de alguna cena que hicimos allí, muy bien.

Visitamos Daintree, Cape Tribulation, Port Douglas, Mossman Gorge… y nos permitimos un lujo que fue coger un vuelo para ver la barrera del coral, desde Port Douglas. Hay que reservarlo con tiempo, porque casi nos quedamos sin plaza, pero nos dieron, al final, en un vuelo de 45 min, pagando lo mismo. La experiencia fue inigualable, vimos tiburones, rayas y la diversidad de colores que hay que verlo para poderse hacer una idea de lo espectacular que es todo.

La atención recibida por los trabajadores del T fue muy buena, muy atentos, se preocuparon mucho por aconsejarnos, especialmente una recepcionista que se llama Rose. Tuvieron un detalle de una botella de cava con nosotros, se agradece.
También vimos Wallabees y le pudimos dar de comer a uno. Se ve que viven en la finca y de vez en cuando aparecen por la recepción, llegamos un día en ese preciso momento.
También visitamos Kuranda, precioso, sobre todo la subida en tren y el descenso en teleférico, a pesar del vértigo, claro…

Estuvo bien la noche en Cairns, ya que así podíamos ir directamente al aeropuerto. Si hubiéramos estado en T Beach hubiéramos tenido que madrugar en exceso. Cairns como ciudad o pueblo, poco que ver; pero bien por el hecho de estar cerca del aeropuerto. En el hotel nos invitaron a una botella de cava en el bar, que disfrutamos muchísimo. Entablamos conversación con el camarero, de origen filipino y con antecedentes españoles, curioso la verdad.
Cuidado con poner “Hilton” en el Google Maps porque acabas yendo a otro hotel, de rango superior, que no es el de “by Hilton”; anécdota aparte, el hotel estaba bien, correcto.

HAMILTON ISLAND

Llegada al limbo o al paraíso, o algo que se le aproxima.
LLegamos a las 4 de la tarde, a causa del cambio en el vuelo de Cairns a Hamilton island porque un avión se le s había estropeado.
Pero cuando llegamos, nos encantó cómo nos recibieron, esperándonos a la entrada de la terminal con un cartelito con nuestros nombres, nos dieron unas toallitas húmedas y nos llevaron al hotel. Se encargaron de recoger el equipaje, estábamos impactados; pero todo acababa de empezar.
A la entrada del hall, nos esperaron con una copa de bienvenida y a continuación nos sentamos en aquellos sofás con vistas al mar, que son inigualables.

La habitación fue espectacular, en cuanto a amplitud, comodidades, prestaciones, bebidas, café nespresso y el baño parecía un palacio. Los productos higiénicos eran buenísimos, ya que estaban hechos con productos autóctonos y naturales.

La piscina, un 10. Nos pasamos unas cuántas horas gozando de ella y nos iban trayendo bebidas o helados, que se agradece.

Volvimos fascinados de nuestra estancia en el Qualia.

Lo peor de todo del viaje, que se acabó y había que volver a la realidad.

 

VUELOS:

Las compañías Quantas y Emirates muy bien.
Tuvimos 2 incidentes:
a) Perdimos la conexión Dubai-Adelaide, ya que solo teníamos 1:30h y salió de Bcn 1:30 tarde, al llegar nos recolocaron en el vuelo siguiente y dormimos en Dubai, en el hotel de Emirates.
b) El vuelo de Cairns a Hamilton Island lo anularon de las 8 de la mañana y lo pasaron a las 14h del mismo día. Lo hicimos en un avión más grande del que estaba previsto, hecho que hizo que el vuelo durara menos, que se agradece después de haber pasado toda la mañana en el aeropuerto, porque tampoco nos compensaba volver a Cairns.

Muchas gracias por toda la organización!!!

Un abrazo.
Jose y Xavi

20/03/16 – 10/04/16

Deja un comentario

 
 

Xavi Fernández Viatges S.L. - B63494546 - Licencia de Agencia de Viajes mayorista y minorista. GCMD-178 IATA 782838-1
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona,Tomo 36556, Folio 200, Hoja 293597, Inscripción 1a