BLOG XFV

Archivo de enero de 2016

22 de enero de 2016

Hola Xavi,  en primer lugar agradecerte la planificación de este viaje, fue PERFECTO.

El viaje en avión, largo pero muy divertido, sobre todo al volver, pues tuvimos “pequeñas turbulencias” y fue como estar en un parque de atracciones, no me importaría repetirlas.


A la llegada al hotel Le Cannonier nos atendió Teresa, con una exquisita amabilidad, explicándonos lo que podríamos hacer, hicimos un par de excursiones con ella.
El hotel….pues bien….que decir, magnifico trato, muy cordiales , la habitación muy correcta con una buena terraza, la comida estupenda, con mil y una variedad de productos a casi cualquier hora del día.
La isla muy bonita con unos mercados en la capital que era como si estuvieras en un mercado de la India o Pakistan mucho bullicio de gente, pero sin ningún problema en cuanto a la seguridad y los precios…..siempre regatear y negociar, desde un taxi a unas frutas en el mercado, es su cultura.
Las excursiones en catamarán…impresionantes, muy especial la de la puesta de sol, indescriptible.
Nos decantamos por ir en taxi por la isla, el alquiler del coche casi vale lo mismo, así que….y conducen por la izquierda, te ahorras sustos.
El parque con las tortugas es realmente bonito, vale la pena pasar una mañana.
Las compras de ron, azúcar y maquetas de barcos están a muy buen precio, y especialmente, el paraíso de la ropa, ropa y más ropa.

Ante todo agradecerte una vez mas la planificación del citado viaje, por temas laborales de mi mujer pues, como siempre tuviste una gran paciencia y comprensión, gracias.
Es nuestro tercer viaje contigo, y ten por seguro que vendrán unos cuantos mas.

Anabel e Ivan





18 de enero de 2016

Ia Orana Xavi,

Ya estamos de lleno en el trabajo después de nuestras más que necesarias y merecidas vacaciones; nos está costando bastante acostumbrarnos al horario, la verdad es que todavía no llegamos a dormir bien por las noches, pero imagino que en un par de dias lo tendremos dominado.

Te adjunto algunos videos de nuestra estancia en Rangiroa excursion Blue Lagoon con los tiburones de punta negra, en Bora Bora con las mantas raya y el snorkelling con la salida que hicimos con el equipo de Laura. . Te iré enviando más en cuanto pueda, ya que tengo no sé cuantas fotos y videos sin revisar si quiera.

fionaIMG_4910

fionaIMG_4907

fionaIMG_4825

fiona3IMG_4793

Nuestro lugar favorito fue Rangiroa, aunque no sé si tiene algo que ver en ser el primero en visitar…..la verdad es que nos encantó, Moorea no estuvo nada mal tampoco ya que allí hicimos unas excursiones super buenas, un safari por una montaña (la verdad no recuerdo el nombre) hasta llegar a una cascada de agua natural y también hicimos helmet diving en el cual caminas sobre el lecho marino con un casco puesto….super bueno!

Disfrutamos absolutamente en todo momento, la gente el enclave….. El tiempo nos acompañó bastante (como podrás apreciar en las fotos) considerando que era época de lluvia; tan solo llovió unos días por la mañana y a continuación despejó, por lo que pudimos aprovechar el día y movernos perfectamente. El horario nos encantó, temprano por la mañana en marcha y al anochecer tranquilidad y a dormir pronto.

En los próximos dias iré enviándote videos y mas fotos, para que los puedas colgar en tu web.

Un abrazo enorme y gracias por todo, un viaje inolvidable!!!

Fiona, Roberto y Ana





11 de enero de 2016

Antes de nada indicar que, a pesar de estar a 20.000 km de nuestras seguridades, y a pesar de tener que trasladarnos constantemente en pequeños aviones y en lanchas a motor, en todo momento tuvimos la certeza de que los desplazamientos por las diferentes islas estaban perfectamente coordinados: todo aconteció como estaba planificado, y no hubo nada que, ni por un momento, nos hiciera perder la confianza.

Comenzamos en Moorea, para continuar por las salvajes Huahine y Taha´a, finalizando en Bora-Bora.

 

Solicitamos un tipo de estancia personalizado a nuestro agrado… No queríamos solamente ir a la Polinesia Francesa, sino que deseábamos conocerla lo más a fondo que nos fuera posible. No buscábamos apartarnos de la realidad del lugar, aunque tampoco queríamos prescindir de ciertas comodidades propias de este tipo de viajes. Para ello nos inclinamos por establecimientos que mantuviesen las peculiaridades de las islas, regentados por personas que allí residiesen, en los cuales se ofreciese, en lo posible, la cultura que ellos habían recibido, pero exigiendo que se mantuviese un nivel aceptable de salubridad. Sabíamos que surgirían diferencias en relación a nuestro tipo de vida, y que se alteraría nuestro espacio de confort… pero queríamos a conocer algo diferente.
Así se lo planteamos a Xavi, y él nos supo responder.

Fueron dos semanas en las que nos solía despertar el canto de los gallos del lugar, a los que se unían los ruidos vespertinos de infinidad pájaros (algunos se atrevían a comer directamente de nuestras manos); sentíamos el viento que entraba por los aleros de las cabañas autóctonas; dormíamos con mosquitera porque nos acompañaban pequeños animales; tomábamos el sol en playas de arena muy clara, evitando tumbarnos debajo de los cocoteros… mientras los cangrejos merodeaban por los alrededores; y no nos cansábamos de contemplar el maravilloso espectro de colores, en el que resaltaba el azul turquesa del mar. Buscamos y visitamos los lugares arqueológicos que habían sido centros culturales y religiosos antes de la llegada de los europeos; disfrutamos la gastronomía propia de las islas (fundamentada en la fruta y el pescado); conocimos muchas plantas, así como la forma de cultivar y sacar provecho de algunas de ellas; visitamos granjas perlíferas; practicamos esnórquel (buceo de superficie) y descubrimos infinidad de peces en las aguas protegidas por los arrecifes; dimos de comer de nuestra mano a las enormes anguilas de ojos azules (las anguilas de la Reina de Huahine), y hasta buceamos nadamos acompañados de una raya; alquilamos pequeños automóviles con los que recorrimos la totalidad de las carreteras de todas las islas en las que estuvimos, encontrando lugares de gran belleza. Vivimos una aventura diferente…

Pero las aventuras llegan a fatigar, así que la mejor forma de preparar el regreso a casa fue dedicar los últimos días al mero “dolce far niente” en la tranquilidad y el confort de uno de los Resort ubicados en los “Motus” de Bora-Bora.

Ha sido un viaje de los que dejan huella, de los que merece la pena vivir, al menos, una vez en la vida.
Una vez finalizada nuestra «aventura» hemos decidido que debemos dejar constancia que el trabajo realizado por la agencia de Xavi ha influido, de forma significativa, para que el recuerdo de este viaje sea siempre agradable.

Jose y Elvira (Barcelona)





 
 

Xavi Fernández Viatges S.L. - B63494546 - Licencia de Agencia de Viajes mayorista y minorista. GCMD-178 IATA 782838-1
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona,Tomo 36556, Folio 200, Hoja 293597, Inscripción 1a