BLOG XFV
16 de septiembre de 2011

¡Hola Xavi!

Tal como quedamos por teléfono, te resumo las experiencias vividas durante nuestra estancia en Seychelles para que puedas ponerlas en el blog., si lo crees conveniente.

En primer lugar quiero agradecerte la buena organización de los horarios de los vuelos y los traslados en las islas, así como los consejos que nos diste a la hora de elegir los hoteles y el número de días a pasar en cada isla.

Nuestra aventura empezó en La Digue, en donde estuvimos dos días alojados en el hotel Le domaine de l’orangerie. La habitación (ville de
charme) y el hotel en general, están decorados con un gusto exquisito.
Si a esto añadimos el buen trato recibido por todo el personal del hotel, el resultado ha sido hacer de nuestra estancia en La Digue un recuerdo inolvidable.

Seguro que todos habéis visto alguna vez una foto de la playa más famosa de Seychelles, Anse source d’argent, que se encuentra en esta isla.
Puedo deciros que la realidad supera la ficción pero, que La Digue es mucho más: sus playas solitarias, su vegetación y sus gentes, amables al límite. Para descubrirlo, no dejéis de recorrerla en bicicleta como hicimos nosotros. Desde Grand Anse, un camino a pie os llevará entre bonitos paisajes a Petite Anse. Después de 40 minutos de paseo, la excursión culminan en Anse Coco, una playa solitaria de un mar azul turquesa y una arena blanca, que os harán reconocer que el trayecto ha merecido la pena.

La parte oeste de La Digue no tiene nada que envidiar. Empezando por Anse sevère, hasta donde acaba la carretera, es un continuo de playas solitarias con palmeras que os ofrecen vistas a Praslin. Si al final del recorrido estáis sedientos, no dudéis en tomaros un zumo de frutas recién hecho en un chiringuito regentado por un señor muy agradable.

Nuestra segunda etapa la pasamos en Praslin (3 días), en el hotel Paradise sun. El hotel era más sencillo que el anterior pero su localización, en una playa preciosa, y su personal, hicieron que nos sintiéramos como en casa. Aquí alquilamos un coche que nos permitió ir descubriendo poco a poco todos los rincones de la isla, empezando por su famoso vallée de mai y  su conocida playa Anse Lazio,  continuando con Anse Georgette (accesible desde el hotel Lemuria) y otras preciosas playas solitarias.

Nuestro viaje acabó en Mahe. Estuvimos 3 días alojados en el hotel Ephelia (perfecto!!!), situado en un enclave natural y paisajístico iespectacular. Los amantes del buceo podréis disfrutar a fondo en este lugar. Aquí tambíen alquilamos un coche y puedo deciros que esta isla nos sorprendió positivamente. Kilómetros y kilómetros de playas solitarias, carreteras interiores con una vegetación exuberante y desde las cuales podéis observar grandes vistas (sobre todo la carretera desde nuestro hotel a Beau Vallon, pasando por la plantación de té y La misión). Desde la conocida playa de Beau Vallon os aconsejo que vayáis a Anse Major. El camino a pié dura casi una hora, pero merece la pena: es impresionante! Al final os encontraréis con un cala de aguas transparentes y solitaria. En este tipo de playas siempre hay vigilancia. Fuero precisament las dos guardas que había los que nos comentaron que si queríamos hacer el regreso en una barquita podíamos hacerlo, a la hora que quisiéramos. Éllos mismos llamaron a un chico que a la hora acordada, nos dejó de nuevo en Beau Vallon.

En la parte este de la isla, destacaría Anse soleil,(cerca del hotel Four Seasons), Petite Anse (solitaria y de aguas cristalinas),  Baie Lazare (repleta de lugareños el sábado al mediodía), y Anse Interdance (cerca del hotel Banyan tree). Desde esta playa, seguid toda la carretera hasta el final y descubriréis un mar salvaje, distinto a todo lo anterior.

Espero que todo lo que os he explicado os anime a emprender este viaje.
Estoy segura que si el paraíso existe, tiene que ser muy parecido a Seychelles.

Maria Albina y Josep

Deja un comentario

 
 

Xavi Fernández Viatges S.L. - B63494546 - Licencia de Agencia de Viajes mayorista y minorista. GCMD-178 IATA 782838-1
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona,Tomo 36556, Folio 200, Hoja 293597, Inscripción 1a