BLOG XFV

Archivo de la categoría ‘AUSTRALIA’

25 de noviembre de 2016

Buenas tardes Alicia, en primer lugar , perdón por la tardanza, pero la vuelta al trabajo ha sido un poco dura … De nuevo te damos las gracias y la

 

Enhorabuena por la perfecta programación de todo el viaje …actividades, hoteles, vuelos … todo.
queremos felicitarte a ti ( a todo el equipo de Xavi Fernández Viajes) por tu magnífico trabajo desarrollado.

Sin lugar a dudas es por el momento el viaje de nuestra vida (y te aseguramos que ya llevamos unos cuantos).y por supuesto, con lo bien que ha salido todo …confiamos que esta relación perdure y contactemos contigo en próximos destinos.

Aquí te mandamos unas pocas fotos para que puedas comprobar lo que te decimos.
Un saludo

Noelia





8 de noviembre de 2016

Mi sueño y mi regalo para mis 60 años era hacer un viaje a Australia con mi familia.

Este verano hice realidad mi sueño. Xavi Fernández Viajes nos organizó la logística y … Todo funcionó como un reloj, tal y como nos lo aconsejaron y planificaron y sin ningún problema.
El reto era importante: ¡¡¡Pasamos 25 noches de hotel, alquilamos 6 coches y cogimos 9 aviones, 4 ferris, un catamarán, una avioneta y un helicóptero!!!
Hemos visto muchísimos canguros, miles de peces de increíbles colores, koalas, pingüinos y hasta una ballena y un tiburón. Hemos gozado de unos paisajes maravillosos y de unas puestas de sol de película.

Hemos disfrutado de monumentos espectaculares como la Ópera de Sydney; hemos vivido experiencias únicas en los campamentos de Uluru y hemos disfrutado nadando en los arrecifes de coral. ¿Qué puedo decir?

Lo hemos disfrutado y ha sido realmente un sueño, lo recomiendo.
MIL GRACIAS Alicia y mil gracias a todos los que en Xavi Fernández Viajes nos ofrecisteis consejo y llevasteis toda la organización; este viaje no hubiera sido posible sin vuestra ayuda.

Rosa Maria,Christian y familia





1 de julio de 2016
Hola Alicia
Vamos a intentar resumir un poco todas nuestras experiencias y emociones, que no son pocas.
Para comenzar pedimos un traje a medida y lo obtuvimos con el mejor género.
Llegamos a Australia con grandes expectativas, y todas se quedaron pequeñas comparadas con la realidad.
Nuestro primer destino fue Kangaroo Island, lugar imprescindible para visitar en Australia.
Fauna en estado salvaje en una isla de unos 4.400 Km2 y aproximadamente 4000 habitantes.
De la mano de nuestra guía en español Elsa , descubrimos Leones marinos, focas, koalas, wallabies, canguros, pelicanos , … pero se nos resistió el equidna.
Sin habla nos dejaron las Remarkable rocks.
Paseos por los bosques de eucaliptos, atardeceres en las playas de la isla con un buen té, chocolate y bizcocho.
Tuvimos mucho frio, agua, sol… pero el recuerdo es solo uno, IMPRESIONANTE.
Nos despedimos de la Isla y volamos a Melbourne.
Nos sorprendió que a pesar de la gran población que tiene, es una ciudad tranquila, que te acoge sin estresarte.
Tuvimos la suerte de llegar un miércoles, y así disfrutar del Night Market. En el mismo mercado de la ciudad hacen una fiesta con puestos de diferentes de comida (vietnamita, hindú, española, japonesa, mejicana…), bebida y conciertos en directo. La vuelta al hotel la hicimos a pie y pudimos disfrutar de la ciudad de noche, y las  vistas desde el otro lado del rio Yarra.
Imprescindible las vistas desde el piso 88 y casi 300 metros de altura de la torre Eureka, son espectaculares.
Viajamos hasta Philip Island para ver a los pingüinos azules regresando a la costa con la puesta de sol. Es un espectáculo que debe grabarse en la retina, ya que está prohibido hacer fotos y video para proteger la frágil vista de los pingüinos.
Al día siguiente  hicimos la Great Ocean Road, magnificas vistas del Océano hasta llegar a los 12 apóstoles.
Descubrimos que al comienzo de la Great Ocean Road existe un monumento en homenaje a los soldados de la Primera Guerra Mundial que a su regreso de la guerra, construyeron la carretera. El tiempo no nos quiso acompañar, el viento y la lluvia casi nos impidió bajar del autobús, pero por esa misma razón lo vimos en su estado más agresivo y las fotos quedaron espectaculares.
Sydney.
Quizás por sermás conocida a través de los medios, nos sorprendió menos que Melbourne.
Pudimos disfrutar del espectáculo de luces sobre el teatro de la Opera y la Bahía que se realizaba en esas noches. Toda una fiesta.
Desde el hotel  teníamos una vista privilegiada de la Bahía que nos permitía ver todas las noches los fuegos artificiales.
Hicimos una excursión para ver ballenas, y aunque al final se resistieron un poco conseguimos ver alguna, sorprendiéndonos con algún salto y pasando bastante cerca del barco. Merece la pena, lo pasamos estupendamente.
La mañana que hicimos recorrido por la ciudad también visitamos la famosa playa de Bondi, muy bonita aunque parece más pequeña que cuando se ve en televisión.
Otro día nos dirigimos a ver las Blue Mountains, muchos kilómetros de autobús y muchas horas de excursión que no nos permitió disfrutar mucho de las montañas.  Era una excursión contratada en español para poder apreciarlo todo al máximo. La guía que nos recogió en el hotel no hablaba español y los Ipod facilitados para explicación en castellano hablaba más de Sydney que de las montañas. Teníamos la comida incluida en un restaurante, pero aconsejamos mejor lo que hizo el resto del grupo, que se les proporcionó unos bocadillos y un mapa para hacer una ruta de senderismo por la zona. Ellos sí pudieron disfrutar la excursión.
Ayers Rocks.
Estuvimos dos noches, y nos supo a poco.
La noche que llegamos ya tuvimos el espectáculo de Field of Ligths en las cercanías del Uluru, con cena en el desierto y amenizada con el didgeridoo. La cena buenísima en al que pudimos saborear la rica carne de canguro, y vinos australianos. Sin duda , esto no se puede perder, y de ninguna manera se olvida ese campo de luces de colores a pesar de que nuestra cámara no nos permitió realizar alguna foto.
Al día siguiente, descubrimos el Uluru en todo su esplendor y magnificencia.  El atardecer…, precioso incluso nos permitió fotografiarlo con algo de lluvia y arco iris. No podemos pedir más, ¡si hasta brindamos con otro vino espumoso australiano y pan mojado en aceite y semillas de la zona!
Último día, madrugón! Nos vamos a ver amanecer en el Kata Tjuka . Las Olgas.
De nuevo preciosos cambios de luz, y a pesar que hay muchísima gente, todos respetamos el momento en gran silencio.
Cairns.
Llegamos de noche y marchamos de madrugada. No lo conocemos, eso sí, cenamos estupendamente en un local dónde, para no variar, los australianos hicieron gala de su amabilidad y paciencia con unos españoles que apenas nos hacemos entender en inglés.
Nos recogen  para hacer un crucero de dos noches y tres días de buceo en la barrera de coral.
Magnifica experiencia, y recomendable para todo el que quiera disfrutar el coral de cerca.
Íbamos 32 personas de buceo, más la tripulación. No se puede llevar mucho equipaje porque los camarotes son lo justo para la cama. Hay 8 baños en el buque. Pero se está a gusto, excepto para sentarse a comer que no hay sitio en la mesa parta todos.  Pero desde la cubierta superior se come estupendamente disfrutando las vistas.
Hicimos 11 inmersiones en total, incluidas dos nocturnas. En este crucero las inmersiones fueron muy sencillas, los corales muy bien conservados, mucha y variada fauna (tiburones arrecife, tortugas, morenas, napoleón, ….)
El material proporcionado es de muy buena calidad, los trajes son cortos, pero para los que sean frioleros como nosotros y quieran disfrutar de todas las inmersiones, aunque el agua estaba a 26º, es mejor llevar un traje largo. La comida servida a bordo está muy rica, y abundante.
No olvidéis la Biodramina.
Thala Beach.
¿Qué mejor sitio para eliminar nitrógeno, que hospedarse en plena jungla?
Relax garantizado, playas privadas, empleados del hotel encantadores, buena comida ….
Un día fuimos hasta Port Douglas, pensando que era otra cosa, no merece la pena. Aunque aprovechamos para darnos un baño en su playa con aviso de “Peligro cocodrilos”.
Hicimos una excursión de 11 horas en la que visitamos Rio Daintree, con un pequeño crucero de 30 minutos en el que pudimos ver algún cocodrilo y una pitón diamantina.
Luego nos dirigimos a Mossman Gorge, en el trayecto avisan de que se pueden cruzar casuarius…, y es cierto! Se nos cruzaron varios.
Al llegar  Mossman paseamos un poco por la zona viendo las cascadas y con explicación de un aborigen sobre alguna de sus costumbres. La zona es preciosa y digna de visitar.
Para nuestro gusto demasiado deprisa ya que no pudimos disfrutar del baño en la Garganta de Mossman ni de la tirolina.
En esta excursión teníamos comentarios en español vía GPS, que funcionaron muy bien hasta la comida, pero a partir de ahí,  todo lo de Mossman no hubo ninguna información en español.
En resumen, VIAJE ESPECTACULAR E INOVIDABLE .
La buena organización del viaje nos permitió disfrutar de todo y de cada instante sin preocupaciones.
Cesar y Rosa Maria




3 de junio de 2016

Hola Alicia!
Lo prometido es deuda, así que aquí va nuestro reporte con alguna fotillo
ADELAIDE:
El hotel (M.R.G) de Adelaide estuvo muy bien, la atención fue muy correcta, sobre todo a la hora de gestionar el cambio que tuvimos que hacer.
Las habitaciones son amplias y las instalaciones nuevas y modernas.
El desayuno era muy completo y la calidad de los productos era buena.

Echamos en falta medio día para poder visitar un poco la ciudad, ni que fuera el centro, porque no nos quedó tiempo.
Encontrar la carretera rumbo a Kangaroo Island no es fácil, aconsejamos pedir orientaciones antes de salir, en el caso de que no se lleve GPS.

KANGAROO ISLAND
La conexión en ferry fue bien y llegamos sin problema.

El hotel A.O en la isla fue correcto, el desayuno un poco pobre, eso sí. El precio de los platos es un tanto excesivo para lo que son, pero tampoco había mucha más opción.

Tuvimos tiempo suficiente de gozar de los diferentes paisajes de Kangaroo y ver animales salvajes en su hábitat. Vimos koalas, canguros, focas y leones marinos. Los paisajes fueron muy bonitos. Estuvimos en cuevas, en los acantilados…

Al final hicimos una noche de estancia y lo encontramos adecuado. Quizás, si hubiéramos pasado 2 noches, nos hubiera sobrado tiempo y hacía un poco de frío, razón por la cual tampoco hubiéramos podido disfrutar de las playas u otras actividades.

 

MELBOURNE
El hotel M T G estaba muy bien ubicado. La ciudad de Melbourne nos encantó y el ambiente cosmopolita también. Comimos exquisitamente todos los días y gozamos de sus amplios parques. Por la noche, el paseo por el río y sus terracitas se llenan de ambiente y es una buena zona para tomarse algo y gozar de las vistas con los edificios tan imponentes que hay.

El desayuno era muy abundante y de buena calidad.

No tuvimos problemas de aparcamiento porque nos coincidió con festivos, pero hay que estudiarse bien las rutas ya que alguna carretera que lleva al centro es de pago que va con teletac y luego nos lo cargaron, obviamente.

GREAT OCEAN ROAD

Es muy bonita y espectacular, lástima de las colas que se generan en fechas de vacaciones. Tardamos bastante para poder completarla, con el inconveniente que se nos hizo de noche y llegamos al hotel de W un poco tarde. No obstante, tuvimos tiempo de poderlo ver todo y quizás si nos hubiéramos alojado en algún pueblo anterior, también hubiera sido una buena opción. Más que nada porque nos quedamos con ganas de acabar de ver Melbourne y después de desayunar ya cogimos rumbo para la city.

SYDNEY

En una palabra: ESPECTACULAR. Nos fascinaron las vistas de la habitación del hotel en el Darling harbour. La ciudad es una pasada, la restauración y la gente; un 10. Quedamos maravillados por todo lo que ofrece la ciudad, la visita al Taronga Zoo no hay que perdérsela, las fotos con la ópera al fondo son espectaculares.
No tuvimos tiempo de poder ir a las playas de Sydney, pero pudimos visitar el resto, de forma completa y tranquila.

El hotel F P by Sheraton era espectacular, lástima que hubiera alguna parte en obras que incordiaba un poco, como tener que esperar bastante para bajar en ascensor y el desayuno estaba en diferentes salas y había que desplazarse bastante para poder coger la comida. No obstante, la calidad del desayuno era excelente.
AYERS ROCK

En Ayers Rock estuvimos muy bien, también. El hotel no era gran cosa, pero era correcto, muy espaciosa y, sobretodo, tenía unas buenas vistas al Uluru. La piscina estaba bien y nos pudimos dar algún bañito. Tuvieron un detalle y nos regalaron una botella de vino blanco.
La restauración mejorable, pero es toda una experiencia poder haber visto y compartido tradiciones de los aborígenes.

Os felicitamos por el acierto en las excursiones:

a) sunset en el Uluru con cena barbeque: Nos fascinaron las vistas, aunque llegamos un tanto justos de tiempo. La cena estuvo muy bien, bien organizada, con variedad y con un ambiente muy distendido. Lo recomendamos, vale la pena porque también conoces a gente de otras partes del mundo y eso siempre es muy enriquecedor.
Una vez finalizada la cena, la guía nos hizo una explicación de las estrellas, constelaciones y planetas que se podían ver. Nos encantó porque jamás habíamos visto tantas estrellas.
b) Sunrise del Uluru: Llegamos también justos, y no pudimos disfrutar demasiado ni de las vistas ni del desayuno que se daba en plan exprés. Por suerte, veríamos la salida del sol al día siguiente, que fue espectacular.c) Fields of the Light: Un 10. Era el primer día que lo hacían y empezaron dándonos una copa de bienvenida con unos canapés (que había cocodrilo, canguro y gambas, creo). Le dan un ambiente muy formalito y está muy bien. También vinieron unos indígenas en esos momentos a representar unos bailes. Las fotos que se podían hacer del Uluru eran chulísimas. A continuación, pasamos al “comedor” en medio del desierto que estaba montado con mucho glamour. La comida fue exquisita: de primero una crema de calabaza y de segundo un bufet con comidas varias, todas las que probamos estaban muy ricas y muy bien cocinadas. Sorprende que lo hagan allí mismo, en la nada, y esté todo riquísimo. Fue una cena muy agradable, con gente de otros países y poder compartir experiencias. Luego ya nos dirigimos al fields of the light que fue muy bonito; lástima que las fotos no lo reflejen. Hay que verlo para experimentar esa sensación y luego alejarte y ver todas las lucecitas.
d) Olgas y sunrise: Esta excursión estuvo muy bien porque estaba organizada con un pequeño grupo. la guía fue muy atenta y agradable y nos preparó un desayuno en un área de servicio que estuvo bien, después de ver el sunrise, que fue otra vez, espectacular. Lástima que haya tanta gente en los miradores, pero ya se sabe…

 

 

PORT DOUGLAS

Encontramos la carretera sin problema, pero como anochece tan pronto (A las 18:30h, en esa época) hay que estar atentos al cruce del T Beach porque, como todo en Australia, no se avisa con antelación, te encuentras el cartel en el punto del cruce y andando… que ellos ya saben por dónde es.

Cuando llegamos al T Beach, nos dimos cuenta de que el sueño no había acabado y seguía. Con lo cansados que llegamos, que nos aparcaran el coche y nos llevaran el equipaje a la habitación, nos recibieran tan bien, que ya nos esperaban y nos sentaran en el bar con aquellos sofás y nos trajeran una piña colada fresquita… es indescriptible. El calor ya era pegajoso, pero aquello era divino.
La habitación era genial y con unas vistas súper bonitas, así que recomendable al 100%.
Lo mejor de todo, las vistas que teníamos mientras desayunábamos en el restaurante del hotel. No queríamos que se acabara, la verdad.
La calidad del desayuno y de alguna cena que hicimos allí, muy bien.

Visitamos Daintree, Cape Tribulation, Port Douglas, Mossman Gorge… y nos permitimos un lujo que fue coger un vuelo para ver la barrera del coral, desde Port Douglas. Hay que reservarlo con tiempo, porque casi nos quedamos sin plaza, pero nos dieron, al final, en un vuelo de 45 min, pagando lo mismo. La experiencia fue inigualable, vimos tiburones, rayas y la diversidad de colores que hay que verlo para poderse hacer una idea de lo espectacular que es todo.

La atención recibida por los trabajadores del T fue muy buena, muy atentos, se preocuparon mucho por aconsejarnos, especialmente una recepcionista que se llama Rose. Tuvieron un detalle de una botella de cava con nosotros, se agradece.
También vimos Wallabees y le pudimos dar de comer a uno. Se ve que viven en la finca y de vez en cuando aparecen por la recepción, llegamos un día en ese preciso momento.
También visitamos Kuranda, precioso, sobre todo la subida en tren y el descenso en teleférico, a pesar del vértigo, claro…

Estuvo bien la noche en Cairns, ya que así podíamos ir directamente al aeropuerto. Si hubiéramos estado en T Beach hubiéramos tenido que madrugar en exceso. Cairns como ciudad o pueblo, poco que ver; pero bien por el hecho de estar cerca del aeropuerto. En el hotel nos invitaron a una botella de cava en el bar, que disfrutamos muchísimo. Entablamos conversación con el camarero, de origen filipino y con antecedentes españoles, curioso la verdad.
Cuidado con poner “Hilton” en el Google Maps porque acabas yendo a otro hotel, de rango superior, que no es el de “by Hilton”; anécdota aparte, el hotel estaba bien, correcto.

HAMILTON ISLAND

Llegada al limbo o al paraíso, o algo que se le aproxima.
LLegamos a las 4 de la tarde, a causa del cambio en el vuelo de Cairns a Hamilton island porque un avión se le s había estropeado.
Pero cuando llegamos, nos encantó cómo nos recibieron, esperándonos a la entrada de la terminal con un cartelito con nuestros nombres, nos dieron unas toallitas húmedas y nos llevaron al hotel. Se encargaron de recoger el equipaje, estábamos impactados; pero todo acababa de empezar.
A la entrada del hall, nos esperaron con una copa de bienvenida y a continuación nos sentamos en aquellos sofás con vistas al mar, que son inigualables.

La habitación fue espectacular, en cuanto a amplitud, comodidades, prestaciones, bebidas, café nespresso y el baño parecía un palacio. Los productos higiénicos eran buenísimos, ya que estaban hechos con productos autóctonos y naturales.

La piscina, un 10. Nos pasamos unas cuántas horas gozando de ella y nos iban trayendo bebidas o helados, que se agradece.

Volvimos fascinados de nuestra estancia en el Qualia.

Lo peor de todo del viaje, que se acabó y había que volver a la realidad.

 

VUELOS:

Las compañías Quantas y Emirates muy bien.
Tuvimos 2 incidentes:
a) Perdimos la conexión Dubai-Adelaide, ya que solo teníamos 1:30h y salió de Bcn 1:30 tarde, al llegar nos recolocaron en el vuelo siguiente y dormimos en Dubai, en el hotel de Emirates.
b) El vuelo de Cairns a Hamilton Island lo anularon de las 8 de la mañana y lo pasaron a las 14h del mismo día. Lo hicimos en un avión más grande del que estaba previsto, hecho que hizo que el vuelo durara menos, que se agradece después de haber pasado toda la mañana en el aeropuerto, porque tampoco nos compensaba volver a Cairns.

Muchas gracias por toda la organización!!!

Un abrazo.
Jose y Xavi

20/03/16 – 10/04/16





29 de octubre de 2015


A partir de abril 2016, y sólo por 12 meses, se podrá admirar la creación artística de las ingles Bruce Munro, que consiste en la instalación de 50,000 tallos de luz que se iluminaran baja la oscuridad de Ayers Rock.
Habrán diferentes excursiones y salidas para contemplarlo que recomendamos tenerlas reservadas desde aquí. Más información sobre las mismas en XFV.





10 de abril de 2015

Si quieres visitar a fondo este continente no puedes olvidar que existen dos Australias: la Australia terrestre y la Australia submarina, el auténtico paraíso para cualquier buceador.

Este tesoro acuático esconde más de cuatro mil especies de animales y la mayor diversidad de algas del mundo resumido en siete inmersiones que no te puedes perder:
1. Descubre la Gran Barrera de Coral, una maravilla natural visible desde el espacio.
2. Atrévete a nadar, en Ningaloo, con el tiburón ballena, el pez más grande del mundo.
3. Aventúrate en los acantilados subacuáticos, las cornisas y las cuevas del arrecife de Kelp Beds.
4. Piérdete entre el bosque de algas de la bahía de Fortescue.
5. Diviértete con los juguetones leones de mar y los delfines mular en la tranquila Baird Bay.
6. Investiga los restos de los naufragios de la Segunda Guerra Mundial en el Puerto Darwin.
7. Y observa los coloridos bancos de peces en los canales rocosos de Clovelly.

En XFV estaremos encantados de organizar tu viaje por Australia y algún de estas inmersiones.





17 de octubre de 2014

Hola de nuevo Alicia!!
Ya han pasado unos días desde que llegamos y seguimos alucinados con todo lo que Australia puede llegar a ofrecer.
Ha sido un viaje completísimo!!
y como a veces es difícil poder expresar con fotos o con palabras la experiencia. Esta vez nos hemos lanzando a las modernidades y hemos hecho un video. Te dejo el link a continuación. Esta colgado en YouTube.
Teneis total libertad par colgarlo en vuestra pagina o utilizarlo como creáis oportuno.

http://youtu.be/5N5FBikCzt0

Solo queríamos agradecerte todo el trabajo que has hecho por nosotros, y felicitaros porque sois unos grandísimos profesionales.

un beso!!

Manu y Laura





23 de julio de 2014

Para empezar con buen pie el año entrante, hay que despedir el anterior a lo grande, y en eso consiste el gran espectáculo de fuegos artificiales del Puente del Puerto de Sídney.
Cada 31 de Diciembre, Sídney se convierte en la capital del Año Nuevo ya que es uno de los primeros países del mundo que se despide del año.
Más de un millón de personas se reúnen en una gran fiesta que, con ochenta mil fuegos de artificio sincronizados coreográficamente, con un mix de música popular y bandas sonoras, convierten el cielo de la ciudad en una efímera obra de arte.
Piensa en la próxima Nochevieja, en disfrutar de la intensidad y el colorido de los últimos segundos del año y empieza el siguiente con una gran fiesta en la playa, en pleno verano y en la otra punta del mundo…¿te apuntas?

En Xavi Fernández viajes te organizamos tu viaje por Australia completamente a medida. Solicítanos presupuesto!





29 de abril de 2014

Lo primero que todo turista hace al llegar a Australia es buscar con el objetivo de su cámara a canguros y koalas.

Ballarat Wildlfide Park, situado a poco más de una hora de Melbourne, es uno de los pocos centros de vida salvaje en el que puedes estar en contacto directo con estos adorables animales.
Este parque está pensado para que disfrutes de una experiencia interactiva con todos los animales típicamente australianos, de hecho, hay más de 80 canguros que pasean libremente por las instalaciones. Puedes tocarlos, darles de comer, hacerte fotos con ellos y si te atreves puedes hasta puedes hacer un picnic rodeado de estos simpáticos animales.
Ballarat Wildlfide Park pertenece a una familia australiana, por lo que el ambiente es cálido y amigable, ideal también para los más pequeños.

Por la mañana, los cuidadores hacen un Tour gratuito en el que te presentan, de tu a tu, todo tipo de animales: koalas, wombats, equidnas, tortugas gigantes, serpientes, aves exóticas… Y por la tarde, se hacen sesiones de unos 20 minutos de duración donde puedes volver a tocar o ver de cerca los animales que quieras.
Disfruta de una experiencia única compartiendo tu jornada con la auténtica fauna australiana.





24 de marzo de 2014

En la Bahía Jervis se encuentra uno de los paisajes más fascinante de Australia. Nadie puede resistirse a los encantos de Hyams Beach, una playa que realmente parece de otro planeta.

Su arena es fina y suave, y su tonalidad totalmente blanca, con apariencia de polvos de talco, es lo que le ha otorgado un lugar dentro del famoso libro de Records Guiness como “la playa con la arena más blanca del mundo”.

Esta exagerada claridad se debe a la enorme cantidad de granito de magnesio que transportan los corales de la región. Además, sus aguas de color turquesa también contribuyen a crear una placentera sensación, ideal para pasear o para relajarte bajo el sol.

Además de disfrutar de un lugar inédito, también tienes la posibilidad de bucear, practicar snorkel o visitar el Parque Nacional Jervis y el Parque Nacional Booderee.

No dejes escapar ningún detalle de este paraíso único en el mundo a tan solo dos horas de Sydney.





 
 

Xavi Fernández Viatges S.L. - B63494546 - Licencia de Agencia de Viajes mayorista y minorista. GCMD-178 IATA 782838-1
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona,Tomo 36556, Folio 200, Hoja 293597, Inscripción 1a