BLOG XFV

Archivo de abril de 2016

28 de abril de 2016

La pasada semana tuve el honor de representar a XFV en la tercera edición de la feria EMOTIONS celebrada en la ciudad de Buenos Aires.

Se trata de un evento de alto nivel que solo se puede asistir por invitación y está reservado a las agencias más exclusivas de cada país. Para XFV es un orgullo recibir año tras año este tipo de invitaciones, que nos consolidan como una de las agencias de referencia de Barcelona.
En esta edición se reunieron alrededor de 140 expositores de centro y Suramérica, todos ellos pertenecientes a un sector de alta gama, desde operadores receptivos, a hoteles con mucho encanto e incluso pequeñas empresas privadas que ofrecen experiencias inéditas..
Han sido tres días de intenso y a la vez placentero trabajo, manteniendo citas con cada uno de ellos y a la vez compartiendo exquisiteces en los eventos privados organizados para cada noche.
Una vez más, XFV apuesta por la formación y trabaja para merecer el reconocimiento que a día de hoy se nos tiene en el sector turístico.
Gracias a Agustina Trucco, como directora del evento, por la invitación.

 





22 de abril de 2016

Aquest estiu hem viscut les vacances de la nostra vida, i estem molt agraïts a l’agència XFV i en especial al Christian que es va ocupar de dissenyar-nos un viatge que s’adaptava exactament a les nostres preferències i al nostre pressupost.

No només ens va aconsellar nous destins sinó que també va distribuir el temps d’estada a cada lloc de manera immillorable, fent que en cada país hi haguessin dies suficients per poder visitar amb relativa tranquil•litat tots els llocs i , creant així un perfecte itinerari. Totes les escales d’avions estaven perfectament coordinades, i els hotels oferien exactament allò pel que havíem pagat, no vam tenir cap sorpresa negativa, tot va sortir tal i com estava planificat, si de cas al contrari, en algun hotel ens van fer algun detall (invitar-nos a esmorzar, ampolla de cava, pastís… al comentar-los que estàvem de viatge de noces).

La primera parada era Japó, on volíem passar la major part del temps ja que desitjàvem conèixer no només les més important ciutats, sinó també raconets interessants; i si que ho va ser d’interessant… Vam aterrar a Kyoto, una ciutat gran i amb un cert refinament que la fa especial, plena de contrastos; pots estar passejant per la zona més tradicional i al costat veure un gratacel imponent. Per seguir el nostre recorregut vam fer primer una parada ràpida a Hiroshima, on per casualitat va coincidir que era el 70è aniversari del llançament de la bomba atòmica, així que estava ple d’esdeveniments especials amb ofrenes en memòria a tots el afectats cosa que va fer que emfatitzéssim encara més amb els fets. D’allà vam desplaçar-nos cap a Miyajima
Una illa encantadora que ens va captivar des del primer moment amb la rebuda dels cérvols que vam lliurement passejant per tot arreu, de la que tenim un magnífic record per la seva bellesa i grans moments viscuts a la petita localitat i que considerem que es una visita indispensable per tot aquell que viatgi a Japó.

Vam seguir cap a Osaka; les llums i els sons envaeixen la metròpolis cosa que et sobta al principi, ja que veníem d’una pau inexplicable, però que curiosament t’acostumes força ràpid. Seguim cap a Kanazawa, una població relativament petita, amb la gran sort que se celebraven festes per “espantar els mals esperits” i vam veure un munt d’espectacles al carrer típics i autèntics. Passada una nit vam anar cap a Takayama on vam dormir una nit en un Ryokan a dalt de tot de la ciutat amb unes meravelloses vistes, vam visitar els mercats al carrer comprant algunes cosetes típiques del país i vam tastar el sake en una botiga especialitzada en el tema que comprant el gotet per un euro podies provar tots els diferents sakes que volguessis tants cops com volguessis, ens vam acostar a la població de Gokayama coneguda perquè les cases tenen un típic sostre japonès molt inclinat per tal de suportar les grans nevades.

Havíem de fer un llarg trajecte amb molts canvis de trens per tal d’arribar a Tsumago, un poblet de muntanya, a tocar amb el Alps Japonesos, tot el temps empleat va valdre la pena per viure la autenticitat absoluta d’aquesta gran gent, integrant-nos amb ells, passejant pel vespre amb el kimono que t’ofereixen al Ryokan pels carrers tranquils (ja que la majoria del turistes han marxat), és com viatjar en el temps i traslladar-te a l’època medieval. Pel matí vam fer la famosa ruta fins al poble del costat d’uns 8 quilòmetres amb el neguit de trobar-nos algun ós, així que anàvem tocant la campaneta cada cop que se’ns creuava una pel camí que els espanta, també vam parar a reposar energies en un establiment habituat per tal objectiu , sent atesos per l’amabilitat habitual dels japonesos que t’oferien té fresquet.

El final de la nostra estada a Japó va ser fent unes quantes nits a la impressionant capital; Tòquio, no te l’acabes per més temps que hi estiguis, així que vam seleccionar els barris que més ens atreien com el de l’electrònica on vam aconseguir una Nintendo de quan érem

petits, o la zona del Sumo, però al no ser temporada de competicions, no vam poder veure cap lluita.

Crida l’atenció la netedat d’aquesta ciutat, sembla impossible que en un lloc amb tants milions d’habitants no hi hagi ni un paper al terra, els cotxes inclús camions i camionetes brillen, els lavabos públics de grans estacions de tren estan impol•luts, així com els terres de qualsevol bar, també la neteja personal és importantíssima per a ells, amb qualitats com aquestes i d’altres com el respecte, la honestedat (no et robaran res), l’educació… considerem que és un país força agradable per viure-hi ja que tenen uns principis bàsics que fan la convivència molt fàcil, si no tenim en compta, evidentment la problemàtica de l’idioma que per a nosaltres és totalment incomprensible, i que no hi ha forma verbal de comunicar-se ja que només parlen japonès.

Un país incomparable amb cap dels que hi haguem estat, ple de velles tradicions, que xoquen amb les modernitats més exagerades, una gran fe en la seva religió, i un caràcter extremadament servicial oferint-t’ho tot amb un ampli somriure, agraint-t’ho tot infinitat de cops, una gent encantadora que fan encara més fascinant el seu país.

Segona parada; illes Seychelles, platges tropicals que compleixen amb totes les característiques típiques per ser-ho; sorra blanca i fina, aigües color turquesa, palmeres, sol… però amb la condició especial que la fa única; les formacions de roques de granit.

 

La nostra estada va ser en concret a La Digue, una illa tan petita com recomanable per tenir la millor platja del món segons National Geographic, la reconeguda Source d’Argent. L’accés és un llarg passeig que va vorejant la platja i que et permet aturar-te en qualsevol de les seves “caletes”, són com platges tancades per les roques que et donen una privacitat creant el teu petit i propi paradís. Pel camí pots trobar bars fets de tronc d’arbres on els locals del país t’ofereixen fruites o begudes exòtiques de fruits que acaben de recollir per l’illa, tot un luxe.

 

4 nits van ser suficients per recórrer tota l’illa, les opcions són moltes; gaudir de les fantàstiques vistes que t’ofereix la posta de sol des del punt més alt de l’illa, perdre’t per la frondosa selva mentre busques fruita, banyar-te en un aigua tan transparent que et permet veure el coral, rutes amb bici a pas tranquil per no perdre detall del paisatge, podent tenir la gran sort de trobar-te alguna tortuga pel mig de camí com ens va passar a nosaltres. Sort que es va repetir fent snorkel a l’illa de Coco en una excursió amb barca, relaxar-te prenent el sol sobre la acollidora sorra blanca….

Tercera parada; Dubai, de tornada a casa havíem de fer escala a Dubai, així que vam aprofitar per fer 3 nits i poder fer-li una visita, temps idoni per quedar-te amb una imatge del que és la ciutat, tot i que el ventall de possibilitats aquí és exageradament ampli, si disposes de bon capital no tens temps d’avorrir-te ja que pots fer de tot; esquiar, patinar sobre gel, nadar amb dofins, jugar amb pingüins, visitar l’aquari més gran del món... Nosaltres vam fer el més comú; pujar al gratacels de Burj Khalifa de 828 metres d’alçada, l’edifici més alt del món, visitar els famosos centres comercials com el Mall of the Emirates, gaudir de l’espectacle de les conegudes fonts amb llum i aigua, banyar-nos a la platja on l’aigua no mitiga la calor per estar caldejada, passejar pel barri dels mercats més tradicionals, entrar en un espectacular aquari, al•lucinar amb els caríssims cotxes que només pots veure en aquesta ciutat o aprofitar el fantàstic hotel que el Christian va oferir-nos com a detall per un preu inferior com al pagat, esmorzant en el millor bufet lliure que hem estat mai que oferia una inacabable llista de delícies culinàries amb curiositats tan selectes com comptar amb una àmplia gamma de mels o banyant-nos en la piscina que podíem considerar privada, perquè no hi havia mai ningú.

Un viatge que mai oblidarem i que sempre recordarem amb enorme somriure al reviure tants grans moments coneixent nova gent, nous costums, noves ideologies, noves ciutats…noves amistats!.

 

Silvia i Javier





18 de abril de 2016

Recientemente cruceros Skorpios junto con LAN airlines invitó a las agencias más selectas de Cataluña, entre las que no podía faltar Xavi Fernández, a vivir en primera persona la experiencia que ofrece su producto, Como una de las especialistas del destino, fui la afortunada de participar en la expedición.
Desde aquí nuestro más sincero agradecimiento y felicitación por el exquisito trato recibido y por la impecable organización de todo el viaje.
No solo tuvimos la oportunidad de realizar el crucero, sino que además, el hotel Remota de Puerto Natales y el hotel Cumbres Lastarria de Santiago de Chile, se sumaron al proyecto, lo que nos permitió, aparte de conocer sus fantásticas instalaciones, disfrutar de una manera muy exclusiva los lugares más representativos de la Patagonia Chilena y conocer también la capital, que si bien no es la ciudad más espectacular de sudamérica, es parada obligada en todo viaje a Chile. Os diré que pude experimentar formas distintas y originales de conocerla haciendo que la parada en Santiago, lejos de ser un handicap, sumara como experiencia positiva del viaje. Antes de embarcarnos, estuvimos 2 noches en el hotel Remota de Puerto Natales. Me sorprendió muy gratamente su estilo minimalista muy integrado en el entorno y con un concepto y filosofía totalmente sostenible. Cuenta con un programa All Inclusive que realmente merece mucho la pena, pues aparte de contar con una muy buena cocina, ofrecen un amplio programa de actividades, exclusivas para los huéspedes de Remota, y que pudimos comprobar que cuidan hasta el más mínimo detalle para darle ese toque distinto y especial.
Dedicamos un día completo a recorrer el Parque Nacional de las Torres del Paine, con unos paisajes absolutamente impresionantes. Después de una de las distintas caminatas que realizamos, nos sorprendieron con un picnic impresionante. Un cocinero nos preparó in situ un guiso de carne y un bufé libre de ensaladas, arroz, caldo, empanadas… y todo regado con un buen vino.

El día siguiente, elegimos realizar una cabalgata por uno de los cerros colindantes, acompañados por un auténtico gaucho y sus ayudantes. Una experiencia inolvidable, y otra vez, con esos detalles que la hacen especial y que son exclusivas del equipo Remota. Cuando llegamos a la cima del cerro, nos apeamos de los caballos y nuestro gaucho, prendió una hoguera donde preparó un mate, que acompañamos con unos dulces y frutos secos.
Después de un par de días de actividades, llegamos a lo que sin duda fue el plato fuerte del viaje : la ruta Kaweskar a bordo de la Motonave Skorpios III que, navegando entre fiordos, glaciares y témpanos de hielo, me dejó absolutamente maravillada.
Se trata de un crucero de lujo a bordo de un barco modesto. El lujo no lo ofrece el barco, sino la atmósfera y el entorno.
Los paisajes son indescriptibles y el servicio a bordo totalmente familiar, personalizado y atento.
A lo largo de una travesía de 3 noches hacia el Campo de Hielo sur, pudimos contemplar la mayor parte de los glaciares de esa región y observar la flora y fauna de la Patagonia.
Hay que decir que el barco navega entre fiordos, por lo que apenas se siente el movimiento, así que es perfecto para las personas que sufren de mareos.

Se realizan varios desembarques durante los dos días. Siempre muy bien equipados con chalecos salvavidas y a bordo de pequeños botes que por su condición de rompehielos nos permitían acercar al máximo a las paredes de los glaciares, y desembarcar en puntos dónde es imposible hacerlo en otro tipo de embarcaciones.

Los guías de la expedición, se encargaron de explicarnos topo tipo de detalles acerca de la formación y nombre de cada uno de los glaciares que íbamos viendo: el glaciar Brujo, el glaciar Amaya, los glaciares del fiordo Calvo …

Para todos aquellos que, como yo, le temen al frío, os diré que para nada sufrí por ello. El barco está totalmente acondicionado y durante los desembarques, las temperaturas no eran para nada extremas. Me bastó un simple polar, chaqueta y pantalones impermeables, gorro, guantes y … a disfrutar !!!
En XFV es lo que buscamos para nuestros clientes. No nos limitamos a vender viajes standard enlatados, sino que tratamos de ir siempre más allá. Buscamos que nuestros pasajeros vivan experiencias distintas que les hagan disfrutar de cada destino de una forma mucho más cercana y exclusiva.
Para ello XFV apuesta por una formación continuada y la mejor manera de hacerlo es en el propio destino.
Quien nos conoce, sabe que es así, y para quienes todavía no nos conocéis, desde aquí os invito a animaros. Estaremos encantados de ayudaros a vivir grandes experiencias como la que yo he vivido, gracias a XFV y a los proveedores que confían en nosotros.

 

Nuria Serrano

nuria@xfviajes.com

 

 





12 de abril de 2016

La pasada Semana Santa estuvimos en Sri Lanka 8 días-8 noches, los cuales exprimimos al máximo.

Intentamos ver lo más representativo del país, lo que representó madrugones, y grandes panzadas de coche… pero la verdad es que valía la pena. 

Sri Lanka nos ha gustado muchísimo y es muy recomendable. Ahora que ya hemos estado podemos decir que es lo que vale la pena, que se puede obviar, y que es totalmente prescindible.

No tuvimos mucha suerte con nuestro guía ( es difícil encontrar uno bueno en español , y al ser temporada alta, los 2-3 buenos ya estaban cogidos por otros grupos). Primera recomendación: mejor un buen guía en ingles que uno mediocre en español. El viaje tuvimos la suerte de hacerlo con una familia de amigos-clientes-fans que aguantaron el ritmo y que nos vino muy bien para hablar y comentar sobre el viaje. Eran opiniones muy válidas y que tendremos muy en cuenta.

Visitamos un orfanato de elefantes, las cuevas de Dambulla , Sigiriya y Polonnaruwa. Los tres sitios imprescindibles en cualquier visita a Sri Lanka.
Del resto del recorrido resaltar las plantaciones de té, el parque nacional de Yala,( donde viven Leopardos aunque nosotros no tuvimos suerte, pero si vimos elefantes, ciervos, búfalos, cocodrilos y muchas aves), Galle con su fortaleza , las playas de Bentota y el mercado en Colombo.

Muchas experiencias vividas y concentradas, pero lo que más nos gustó de verdad ,fue  su gente.

Amables, sonrientes, tranquilos,…. Me imagino que la religión budista que practica la mayoría de la población tiene mucho que ver. Nuestra sensación fue la de un país seguro, alegre, lleno de color y dulzura….

En fin que hemos llegado encantados, con muchas ganas de vender este destino, sabiendo ahora 

que hay que hacer, como moverse, y donde alojarse.

Y para acabar lo ideal hubiese sido ir a  Maldivas, en cualquiera de los hoteles que tenemos contrato.

Pero a nosotros ya no nos daba tiempo…. Lástima! Por qué hubiera sido el broche final al viaje

 

 

Lourdes Espinós

l.espinos@xfviajes.com





8 de abril de 2016

El pasado noviembre viajé a las Islas Fiji para conocer de primera mano este fabuloso destino del Océano Pacífico. Durante los meses de preparación en colaboración con nuestro corresponsal en destino ¡gracias a todos! y con la Oficina de Turismo de Fiji, hicimos una selección de hoteles y resorts para visitar durante mi estancia allí. Y también para poder experimentar actividades en cada uno de ellos, medios de transporte de todo tipo, etc. El afortunado agente de Xavi Fernández Viajes al que le ‘tocó’ ir a las Fiji, fui yo. ¡Bendita suerte la mía!. Durante 8 noches en las Islas Fiji, dormí en 8 alojamientos diferentes y visité 19 resorts, por lo que tenemos la isla adecuada para cada cliente.

También sobrevolé las Fiji en avioneta, helicóptero o hidroavión, además de recorrer algunas de las carreteras de la isla principal o de Taveuni. Y cómo no, experimenté las Islas Fiji por debajo: el snorkeling y el diving, es sencillamente espectacular. Un país fabuloso en todos los sentidos. Visité entre otros: Royal Davui Island Resort, Qamea Island Resort. Matangi Island Resort, Yasawa Island Resort, Vomo Island Resort, Liku Liku Lagoon Resort, Nanuku Auberge Resort, los resorts de Port Denarau y de toda la costa sur (Intercontinental Fiji Golf Resort & Spa, Outrigger,etc…), etc. Visitamos las islas de Tavueni, Viti Levu, las Mamanucas, las Yasawas, las islas al sur de Viti Levu, etc. No perdimos ni un minuto. Cuando se va de prospección hay que ver el máximo posible.

Lo que hay que tener claro cuándo se viaja a las Islas Fiji, es que entre vuelos y conexiones hay muchísimas horas de por medio. Las rutas más habituales para poder llegar a este paraíso terrenal y acuático situado en medio del Océano Pacífico, es hacerlo vía Los Ángeles (también San Francisco durante nuestro verano), Singapur o bien Hong Kong y que, en los tres casos hablamos de algo más de 10 horas de vuelo directo al aeropuerto internacional de Nadi. Si el viaje a Fiji se plantea como una extensión de un viaje por Australia, Nueva Zelanda o Papua Guinea, la cosa cambia, ya que el salto es de unas pocas horas.

El archipiélago de las Fiji se compone de 322 islas, una tercera parte de las cuales están deshabitadas y oficialmente es la República de las Islas Fiji, una nación insular de Oceanía, cuyo capital y ciudad más poblada es Suva, que nada tiene que ver con la imagen que uno tiene de Fiji. Yo fui vía Hong Kong, ya que durante la parada larga a la vuelta, pude también aprovechar el tiempo y visitar algunos hoteles. Y porque Xavi Fernandez Viajes quería probar y volar con la compañía Fiji Airways. Aviones modernos, muy buena comida, sonrisas, amabilidad a cada momento, comodidad, espacio en los asientos… y unos pequeños cojines que son una delicia. Desde que pones los pies en Fiji Airways, ya estás contagiado de su manera de vivir y entender la vida.
Fiji es uno de esos lugares muy lejanos y exótico¬¬¬s, de los que siempre hemos oído hablar y que vale la pena conocer, aunque solo sea una vez en la vida. Y en Xavi Fernandez Viajes os aconsejaremos la mejor elección. La vía de entrada principal es el aeropuerto internacional de Nadi, situado al oeste de la isla principal y que es la más grande del archipiélago de Fiji: Viti Levu; aunque también desde los cercanos países oceánicos hay vuelos directos hasta la capital del país, que es la ciudad de Suva, en el extremo este de la isla de Viti Levu.

Si se dispone de pocos días y se busca más el Fiji paradisíaco que el Fiji urbano, ninguna de las dos son poblaciones para visitar, aunque en el caso de Nadi y por su cercanía con la mayoría de medios de transporte para desplazarse a las diferentes islas, puede efectuarse una visita si se dispone de más de 3 horas entre la llegada y la conexión interna (o durante el día de regreso a la salida del país). Si uno dispone de más de 2 semanas para recorrer el país, puede valer la pena el pasar una noche en la ciudad de Suva, recorriendo la isla circularmente en un coche de alquiler o incluso hacer un salto a alguna otra isla de las llamadas grandes, para disfrutar en libertad.

Toda una experiencia. Fiji no es solo playa. Al llegar al aeropuerto de Nadi, nuestro corresponsal os recibirá con los brazos abiertos y con varios detalles refrescantes para mitigar el cansancio acumulado en las horas de vuelo. Podréis relajaros en sus instalaciones privadas del aeropuerto y a partir de entonces ya podéis relajaros y adaptaros al Fiji time. Bal, Nemani y Kolora os cuidará como si estuvieseis en vuestra casa. Especialmente Nemani, que es el elegido para recibir a nuestros clientes y que me escoltó y cuidó de mí en todo momento. Con su ayuda y atención, todo fue mucho más fácil.
A mí particularmente me ha gustado mucho recorrer la ruta escénica de la carretera Queen’s Road, que une Lautoka con la ciudad de Suva por la costa sur (la llamada Coral Coast, donde se abrió el primer hotel en Fiji)), atravesando Nadi, Natadola, Sigatoka y Pacific Harbour. Es una carretera que va serpenteando a lo largo de costa, con muchísima vegetación, casas, poblados, tiendas, playas, etc. Todo muy colorista. Al llegar a Suva, pasas primero por el puerto de Suva y te das cuenta de que está ocupada con muchos barcos chinos. El mercado municipal de Suva es de visita obligada y tanto en los alrededores como en el interior es una sinfonía de colores, olores y sabores.

El mercado es usado por los granjeros para ofrecer casi a diario sus productos. En la planta superior y de manera menos visible, pueden adquirirse todos los componentes necesarios para la preparación del kava, la bebida local y nacional. El kava es una bebida tradicional echa con raíces de una planta y que poco a poco te va dejando anestesiado. Creemos que la isla principal vale la pena vivirla si uno dispone de muchos días para conocer el país, ya que si uno va con la intención de hacer 1 o 2 islas, lo que recomendamos es saltar a cualquier otra isla de las que yo he visitado, que tienen (en mi opinión) mejores playas.

La isla de Viti Levu alberga el 70% de toda la población del archipiélago de Fiji. Y un 35% de la población tiene raíces indias, que son los descendentes de los indios traídos por los británicos para trabajar. La isla tiene 146 kilómetros de largo por unos 106 kilómetros de ancho. La distancia en coche de la ruta Queen’s Road, es de aproximadamente 200 kilómetros que serían unas 3 horas y cuarto de trayecto y que es lo que yo tardé yo; de hecho nuestro corresponsal me puso un cochazo y un chófer de nombre Tom, que conocía a todo el mundo en la isla principal y que se ocupó de mí en todo momento durante los trayectos en coche. Más el tiempo que uno se va dejando (gustosamente) en las innumerables paradas que se hacen durante el recorrido.

Para que os hagáis una idea de las dimensiones de esta isla, sólo Nueva Caledonia y la Isla Grande de Hawaii son más grandes, dentro de lo que serían las Islas del Pacífico. Si buscáis playas de ensueño, Viti Levu no es vuestro destino, aunque sí que es verdad que la playa de Natadola es bastante bonita y cumple las expectativas y por lo que me han contado, en la parte norte de la isla también hay playas bonitas. Aunque en mi opinión, comparadas con las playas que hay por las islas exteriores como las de las Mamanucas, Yasawas, etc., no son tan espectaculares. En XFV podremos deciros que es lo mejor para cada uno de vosotros.
Fiji tiene muchas cosas buenas y donde el alojamiento en comparación con otros destinos del Pacífico Sur en particular, tiene una relación calidad precio excelente. Especialmente en la zona de las islas Mamanucas, un grupo de islas al oeste de Viti Levu, de muy fácil acceso y que visité. Fiji tiene muchos resorts con excelentes atenciones para familias con niños, pero también hay una amplia mayoría de hoteles y resorts (algunos con menos de 20 bungalows o bures) que tienen una estricta política de sólo mayores de 12-14 años, que son un destino ideal para parejas (ya sea en viaje de novios o como viaje placer).

También visité los Kids Clubs de cada hotel (cuando había) y puedo aseguraros que vuestros hijos estarán en las mejores manos. Hay tal variedad, que existe el resort adecuado para cada persona y cliente.

Sea cual sea la parte de Fiji que uno escoja para viajar, está asegurado casi al 100% un paisaje espectacular y de colores muy diferentes dependiendo de las isla(s) escogidas: en un extremo tendríamos un marrón oscuro volcánico en buena parte de las Yasawa (quizás las más vírgenes y con la imagen que uno tiene de Fiji cuando sueña en un lugar como este), y en el otro, el verde tropical de una exuberante vegetación selvática en las islas del norte, como Qamea o Matangi entre otras. Pero en todas siempre hay esa playa de arena blanca con los cocoteros y el agua turquesa.

Las islas Fiji, con su clima tropical, no defraudarán para nada al viajero que busque descanso, calma, paz, excelente gastronomía, playas tropicales, relajantes masajes, atardeceres, arrecifes únicos en el mundo, uno de los mejores buceos con tiburones de todo el planeta, snorkeling en riquísimos fondos marinos, nadar con mantas raya y tortugas, alegría, música, cenas románticas, picnics en playas privadas, etc. Pero sobre todo, no defraudarán a aquellos que además de todo esto, busquen una hospitalidad única y una contacto auténtico y sincero con la gente local.


La amabilidad de la gente de estas tierras, es tal, que han sido votados por varias revistas de viajes como la gente más amable de mundo. Y no es de extrañar. Puedo dar fe de ello. Son gente realmente simpática, amable, entregada, sonriente y que siempre están tocando la guitarra y cantando. Son alegres por naturaleza. Y nunca te parece que lo hacen por obligación.

Son así y es seguramente lo mejor de Fiji. Y lo hacen habitualmente en medio de sus actividades y obligaciones diarias. En todas las reuniones de kava (mayoritariamente al finalizar la jornada laboral) hay siempre una guitarra y una ronda de canciones típicas donde todos participan. La música y el baile impregnan el día a día y forman parte de las tradiciones de la isla (también en las ceremonias religiosas de los domingos). La gran mayoría de los fiyianos son católicos metodistas y el domingo es para ellos un día muy especial. Si la estancia coincide en domingo, vale la pena asistir a misa con ellos, ya que la ceremonia es todo un espectáculo. Yo tuve la suerte de ir a una misa y me lo pasé en grade. En XFV Creemos que en cada país hay que vivir al máximo de las costumbres locales e ir a misa en Fiji, es un experiencia única. Viven al son del llamado ‘Fiji Time’. Una visión del tiempo diferente. Cuando en Fiji (si es que te hace falta), preguntas la hora te contestan sin tener en cuenta los minutos. El tiempo para ellos no es muy importante. En Fiji la prisa no existe, es el ‘Fiji Time’. Los fiyianos se toman la vida con mucha tranquilidad, incluso en la capital y no se caracterizan mucho por ser puntuales. Aunque en mi caso siempre lo fueron.

En fin que Fiji es un paraíso con muchas opciones hoteleras, y que lo mejor es que nos preguntéis ya que desde ahora somos auténticos especialistas en estas islas. Todo el equipo de Xavi Fernández viajes ha sido formado por Christian, por nuestro corresponsal y por la oficina de turismo de Fiji por lo que desde ya estaremos encantados de organizaros vuestro viaje por estas islas maravillosas.

Christian Bosch
Christian@xfviajes.com





4 de abril de 2016

El pasado mes de noviembre Xavi Fernández Viajes fue invitado por la oficina de turismo de Namib y nuestro receptivo del país para asistir en Swakopmund al “ 5th Namibia Academy meets HTTF” Workshops .
En esta ocasión fui yo la persona encargada de asistir y de disfrutar unos días por el sur del país. Este evento es muy importante dentro del sector turístico ya que se otorgan los premios a los mejores proveedores, establecimientos y personas que hacen posible que este país sea uno de los más visitados de África. Dos días intensos en los que conocí a la mayor parte de hoteles, tours, y experiencias que hay en Namibia. Antes de asistir a este evento fuimos invitados a conocer una de las rutas más interesantes de Namibia, El Desierto del Kalahari, River fish Canyon , Sossusvley y el Desierto de Namib , la costa de Valvis Bay y Swakopmund donde pasamos los último días .
Decir que la experiencia fue fantástica, muy aconsejable por el valor paisajístico y el contacto con la naturaleza y todos los alojamientos que hacen posible que este lugar sea maravilloso.


Recomendamos enormemente hacer este viaje completándolo con el Etosha National Park , Las Tribus de los Himba y sobre todo volar en avioneta y helicóptero para observar la inmensidad de uno de los desiertos más impresionantes del mundo, El Namib.

No dudéis en preguntar por este destino africano, estaremos encantados de ayudaros a organizar y a aconsejaros sobre los mejores alojamientos e itinerarios. En definitiva en crearos un viaje único e inolvidable. 

Fue una experiencia maravillosa

por los que desde estas líneas nuestro agradecimiento a la oficina de turismo de Namibia y a nuestro receptivo en destino por invitarnos.

Alicia Carol

alicia@xfviajes.com

 





 
 

Xavi Fernández Viatges S.L. - B63494546 - Licencia de Agencia de Viajes mayorista y minorista. GCMD-178 IATA 782838-1
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona,Tomo 36556, Folio 200, Hoja 293597, Inscripción 1a